Excentricidad y descentramiento en la figura autoral de don

Juan Manuel
2007 Leonardo Funes eHumanista   unpublished
1. El yo como excepción y diferencia La figura de don Juan Manuel escritor nos pone frente a una situación infrecuente en las letras castellanas anteriores al siglo XV, dominadas por los fenómenos de anonimia y de anonimato, es decir por el hecho de que la gran mayoría de los textos nos hayan llegado intencionada, programática o accidentalmente anónimos. Esta situación no es otra que la necesidad de entender en qué medida, en qué condiciones, con qué perfiles don Juan Manuel es autor de una
more » ... . Y ello es así porque no sólo conocemos la identidad del personaje histórico, no sólo tenemos constancia de su firma o de su atribución, sino que además conservamos información inusitadamente detallada de sus avatares biográficos-y aún versiones antagónicas de la agitada vida pública de quien fuera uno de los principales actores de la escena política castellana durante la primera mitad del siglo XIV. Por otro lado, una serie de rasgos fácilmente relevables en sus obras constituyen indicios muy claros de una conciencia y de una "voluntad de autoría," según la expresión acuñada por Fernando Gómez Redondo. Así, tenemos primero-el orden es irrelevante-el borramiento de las fuentes en su trabajo intertextual. Como bien sabemos, el gesto dominante en la escritura medieval era la remisión a una voz anterior, a una autoridad, a un texto previo y ajeno. Aunque se ofreciera algo estrictamente novedoso, todo escritor elegía ocultar su decir detrás de lo ya dicho. Don Juan Manuel repite en ocasiones esta conducta, pero en la gran mayoría de los casos no declara el origen de sus historias, aunque la línea argumental fuera fácilmente reconocible por el público inmediato (como en el caso del Barlaam e Josafat, utilizado como esqueleto argumental del Libro de los estados o como materia del apólogo del enxemplo I de El Conde Lucanor), y en ocasiones llega a disfrazar un relato tradicional como una pretendida anécdota familiar (como en el caso del enxemplo XXXIII de El Conde Lucanor). En segundo lugar, las referencias a sus propias obras y el recurso a las autocitas. Así, por ejemplo, en el Libro de los estados, cuando el sabio Julio debe enseñar a su discípulo, 1 Versiones previas de algunas secciones de este artículo fueron leídas en el VII Congreso Argentino de Hispanistas (Tucumán, mayo de 2004) y el XVI Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas (París, julio de 2007). Será parte de mi libro Don Juan Manuel: la inscripción del sujeto en el texto medieval, actualmente en preparación.
fatcat:ng5uigsapbaebbh3ctcs4ogd2q