Psicología de los pueblos

Wilhelm Wundt
2003 Athenea Digital  
Se ha tornado difuso, por lo lejano y distante, el momento en que la Psicología Científica dejó de interesarse por Wundt. Su método, su objeto, sus propósitos y la metafísica que los animaba se diluyeron paulatinamente en un océano de datos, lógicas de control y experimentalidad. Sus momentos quedaron como noticias históricas. Más tarde incluso se le arrancó el título de "pionero" que siempre había ostentado su laboratorio. Mas en la Psicología Social su memoria pervive, con cierto vigor y
more » ... cierto vigor y relativa pujanza. Junto al neokantiano Herbart, las tesis de Herder sobre el relativismo cultural y la Revista de Psicología de los Pueblos y de las Ciencias del Lenguaje -aparecida en 1860 y editada por Moritz Lazarus y Herman Steinthal-es considerado padre-fundador de la "Psicología de los Pueblos". Un antecedente fundamental en la corriente irresistible que desembocará en la constitución de la Psicología Social. Su recuerdo es vívido por dos razones. La primera tiene que ver con la vindicación de una Psicología enfrentada al arduo desafío de hacer inteligibles los productos mentales creados por una comunidad: el lenguaje, los mitos, el arte, las costumbres, la religión, la magia... Elementos inexplicables en términos de conciencias individuales ya que suponen la acción recíproca y sus efectos. Y en tal cuestión reside, precisamente, la segunda razón: su reformulación de la noción "Psicología de los Pueblos". Porque Wundt vuelve a conceptualizar el epígrafe. En su pluma deja de hacer referencia a una suerte de historia y comparativa psicológica de la humanidad y se torna un análisis de los fenómenos mentales como producidos colectivos e históricos. Aparece en escena la noción de "pueblo". Un protagonista fundamental, que comprende la población geográfica y la unidad principal decisiva para las creaciones esenciales de un colectivo: el espíritu o cultura. Y se bosqueja una apertura hacia métodos interpretativos que poco o nada tienen que ver con la reducción experimental. De este modo, no debe sorprender que Danziger sostenga una tesis singular: la palabra alemana völkerpsychologie no puede traducirse en el caso de Wundt como "Psicología de los Pueblos". Tal evento no sólo constituye un craso error, es un completo absurdo. La expresión "Psicología Cultural" es más cercana y adecuada a sus propuestas. ¡He ahí la vigencia de Wundt!
doi:10.5565/rev/athenead/v1n3.69 fatcat:vdltv3evfzhgjpp5m5srgofj5q