Presentación. Cartas y epistolarios. Cultura de la correspondencia misiva y práctica editorial

Marieta Cantos Casenave
2015 Cuadernos de Ilustración y Romanticismo  
Revista Digital del Grupo de Estudios del Siglo XVIII Universidad de Cádiz / ISSN: 2173-0687 nº 21 (2015) CARTAS Y EPISTOLARIOS. CULTURA DE LA CORRESPONDENCIA MISIVA Y PRÁCTICA EDITORIAL Presentación de la sección monográfica Si el alcance social, político y económico de la difusión de los usos epistolares durante la Edad Moderna permite asegurar que sin su análisis no se lograría una comprensión cabal de la cultura del xvii, aún más si cabe puede afirmarse sobre la importancia de la carta en
more » ... ia de la carta en el Setecientos, gracias a que a un mayor grado de alfabetización, junto a la importancia que la carta adquiere como práctica de sociabilidad, se añade la mejora en el servicio postal que animará el flujo de la correspondencia. A este respecto conviene recordar que en 1716 se crearía la figura del Superintendente general de Correos y Estafetas de España y que el servicio de correos sería objeto de varios reglamentos y ordenanzas que culminarían en la Ordenanza general de correos, postas y demás ramos agregados en 1794. Y es que la carta, además de convertirse en un ingrediente esencial de la sociabilidad de los hombres de letras, sigue siendo una vía fundamental para la acción política tanto como para lograr cualquier tipo de intercambio o negociación. Efectivamente, no solo eruditos y agentes del gobierno se entregan a la práctica epistolar, sino que el cultivo de este género es cada vez más frecuente entre los miembros de la emergente burguesía, que ven en ella un medio práctico de progresar en los asuntos de negocio. No cabe duda de que para esta emergente clase social, de la rapidez de la comunicación entre los socios, los proveedores y los compradores, podía depender la ventaja en la transacción, el margen de ganancia, y el afianzamiento de las redes mercantiles. Por estas y otras razones, los que se dedicaban al negocio ultramarino debieron aplaudir la medida adoptada en 1768 para acabar con el monopolio que lo administraba y procurar la consiguiente incorporación a la corona del correo de Indias, lo que favoreció la reactivación del intercambio epistolar e incrementó su frecuencia. Estas medidas administrativas encaminadas a controlar y a asegurar la correspondencia contribuyeron sin duda a que cada vez se viera más necesario el dominio del género epistolar, como puede comprobarse al examinar el éxito editorial que alcanza la publicación de epistolarios de celebridades españolas o extranjeras en los últimos decenios del xviii. En este tipo de empresas se interesó, por cierto, un avispado Francisco Mariano Nifo, que se serviría también de la fórmula epistolar para algunas de sus empresas periodísticas, pues la carta podía convertirse en un molde apropiado -por su estilo directo, cercano y sencillo-para la divulgación de noticias, aunque otros corresponsales pudieran http://dx.
doi:10.25267/cuad_ilus_romant.2015.i21.01 fatcat:kovyzqd6pfdnbc73woncgea6ji