Los historiadores y la naturaleza

Donald Worster
2014 Historia Ambiental Latinoamericana y Caribeña (HALAC) revista de la Solcha  
Es muy difícil hablar de evolución sin mencionar el nombre de Charles Darwin. Por lo mismo, empezaré con el padre fundador. A principios de 1834, el joven naturalista Darwin dejó su litera en el Buque de su Majestad Beagle para aventurarse en las llanuras cubierta de pastizales de la Patagonia. Aquella llanuras dejaron un impacto en su mente casi tan poderoso como el que recibiría de las islas Galápagos, más famosas. A pesar de su polvorienta monotonía, las llanuras le ofrecieron vívidos
more » ... eron vívidos atisbos de la profunda y desconocida historia de la vida en la Tierra -vestigios de criaturas ya extintas y formas de vida desaparecidas. En el puerto de San Julián, donde la tierra de pastizales se enfrenta al océano, descubrió los restos fosilizados de una gran mamífero. Fue la primera vez en sus exploraciones en que se encontró ante huesos de tal antigüedad. Resultaron ser los huesos de una llama gigante, ya extinta, y no del mastodonte que supuso, pero expresaban sin lugar a duda aquel "estado cambiante del continente americano", en el que las especies se sucedían entre sí, arrojando "más luz sobre el aspecto de los seres orgánicos en nuestra tierra, y sobre su desaparición de la misma, que cualquier otra clase de hechos". Los pastizales forzaron a Darwin a enfrentar el poder de la naturaleza, la mutabilidad de los organismos, y las revoluciones ecológicas ocurridas en el pasado.
doaj:be014de3288b444eb5eb6ba2b7b7f148 fatcat:f3mzrhbmgjdspkrkfzqyokazse