Latinos y antillanos : las relaciones entre América Latina y el Caribe en los noventa

Jorge Heine
2011 Estudios Internacionales  
INTRODUCCIÓN Tal vez pocos acontecimientos recientes sean tan emblemáticos del estado actual de las relaciones entre América Latina y el Caribe como la pugna por la presidencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1988. A primera vista, una elección entre el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina y la embajadora de Barbados ante Naciones Unidas debería ser "un paseo" para el candidato argentino. Con un territorio 7000 veces mayor, con 100 veces la población de Barbados y con
more » ... n de Barbados y con diferencias enormes en términos de su Producto Nacional Bruto e intercambio comercial con el resto del mundo, Argentina tiene un peso muchísimo mayor en las Américas y en el mundo que la pequeña isla de 430 kilómetros cuadrados situada en el perímetro exterior del Caribe Oriental. Sin embargo, pese a que el resultado final de la elección fue de 91 votos a 66 a favor del ministro Dante Caputo, numerosos observadores coinciden en que este resultado sólo se logro a través de un despliegue de todos los recursos disponibles de la diplomacia argentina. Según una interpretación, si no hubiese sido por la intervención a última hora de Francia con los países africanos de habla francesa en favor de Argentina, la presidenta de la Asamblea podría haber sido la embajadora Nita Barrow. La presidencia de la Asamblea ha sido ocupada en 10 ocasiones por un representante de América latina; jamás por un caribeño. La última vez que, de acuerdo al sistema rotativo de Naciones Unidas, le correspondía la presidencia a América Latina y el Caribe, el candidato de las Bahamas se retiró ante la candidatura de Panamá, en el entendido que la próxima vez sería el turno de un caribeño. Fue por ello, entre otras cosas, que la insistencia en la candidatura de otro latinoamericano en 1988 vino a generar particular malestar entre los países caribeños. El argumento que Argentina jamás había ocupado la presidencia de la Asamblea causó especial irritación. ¿Significa esto que el Caribe deberá esperar a que todos y cada uno de los [298]
doi:10.5354/0719-3769.1989.15585 fatcat:t57jm7lz4vdg3cn5uj35tm4tui