Otra deducción de los principios de la filosofía positiva (Schelling)
Another deduction from the principles of positive philosophy (Schelling)

Miguel Ángel Ramírez Cordón
2018 Thémata Revista de Filosofía  
Nuestro punto de partida es lo que antecede al pensamiento, el existente incondicional. La tarea con respecto a lo que se nos da de antemano; es decir, el ser o el existir incondicional (pues en realidad es lo único que vemos al comienzo, mientras el qué (Was) nos queda aún oculto) es hallar la verdadera Monas (die Monas); es decir, lo que permanece, encontrar el principio que está por encima de todo. Así, la pregunta es precisamente si todo el pensamiento del ser precedente; esto es, la Monas,
more » ... esto es, la Monas, que queremos denominar el ser imprepensable, puede estar localizado en este ser imprepensable. Quizá este ser es sin duda sólo el primer ser, el primer modo de aparición de la verdadera Monas. La pregunta entonces es si aquel ser imprepensable admite alguna oposición por la que quede alterado, y por la cual pudiera comportarse como lo contingente. Nosotros debemos partir de él, liberarnos del ser imprepensable para acceder a la Idea. Esto sería únicamente posible si aquel ser imprepensable fuera mostrado de nuevo como lo contingente a través de la dialéctica. No como lo contingente por antonomasia, sino como lo contingente que es lo necesario. Hemos señalado ahora que en el existente imprepensable ganamos el Actus de toda Potencia. El existente necesario no es posible y entonces por ello efectivo, sino que es efectivo ya, él comienza directamente con el ser. Así pues, aquel qué (Was) aún desconocido, aquella x del ser imprepensable es libremente antecedenter o a priori sólo el ente (das Seyende). Pero nada impide que incluso el ente a priori sea el ente a la mano, el poder-ser post actum (como realmente decimos aquí con razón). Decimos que nada lo impide, pero tampoco decimos todavía que sea efectivamente así. Esto deberá demostrarse por tanto mediante una consecuencia a posteriori. La posibilidad sólo se comprende a priori cuando el modo precedente del ente puro sea el poder-ser a la mano. Precisamente por eso, porque no ha salido en primer lugar la potencia del ser imprepensable, no podría tampoco este existir imprepensable ser superado en el Actus. Queda así establecido justamente en este existir imprepensable una contingencia no excluyente. Lo que una posible contraposición puede anticipar tiene tan sólo frente a dicha contraposición un ser contingente en la medida en que permanece posible. Supongamos que yo eligiese entre +a y -a y me hubiera decidido por +a, de modo que -a quedase siempre excluido. El ser +a no es nada falso
doi:10.12795/themata.2018.i58.10 fatcat:63w3uz3mjfcf5hkqqzkpob2h3i