Antonio Domínguez Rey: Lingüística y Fenomenología

Araceli López Serena
2010 Energeia  
Vemos, pues, también en este respecto que innumerables hombres, en el fondo, no viven sino como preparación para un hombre verdadero: los filólogos, por ejemplo, como preparación para el filósofo. Friedrich Nietzsche, Pensamientos y esbozos para la consideración inactual: Nosotros los filólogos
doi:10.55245/energeia.2010.005 fatcat:n5faprmnkzanteqscre6kbdpoy