HACIA LA COMPRENSIÓN DEL FENÓMENO DE LA SORDEDAD: HABITUS COMO PROPUESTA EPISTEMOLÓGICA

Karina Muñoz Vilugrón, Alejandra Sánchez Bravo
2017 Atenea  
RESUMEN En el ámbito de la sordera el predominio del enfoque médico ha generado prácticas profesionales contradictorias y eventualmente poco útiles, que tienden a restringir el desarrollo de la lengua y la cultura de la comunidad sorda limitando la plena participación ciudadana. Considerando el reconocimiento mundial de la cultura e identidad sorda, este trabajo propone avanzar en la comprensión de esta problemática a través del estudio del concepto de Sordedad y su potencial base
more » ... base epistemológica el Habitus. Progresar en este camino puede facilitar la reflexión profesional y las ideas que sustentan sus prácticas y, con esto, la inclusión social efectiva de las personas sordas. Palabras clave: Sordedad, habitus, comunidad sorda, enfoque socio-antropológico. ABSTRACT In the field of deafness, the predominance of the medical approach has generated contradictory and possibly unhelpful professional practices, which tend to restrict the development of the language and culture of the deaf community and limit full citizen participation. Considering the global recognition of deaf culture and identity, this paper proposes to advance the understanding of this problem by studying the concept of Atenea 516 II Sem. 2017 Deafhood and its potential epistemological basis called Habitus. Following this path can facilitate reflection and ideas that support professional practices, and with this, the effective social inclusion of deaf people. INTRODUCCIÓN e n chile y en el mundo, la fuerte dicotomía entre el paradigma médico y el socio-antropológico para abordar y comprender la sordera y sus particularidades ha nutrido la investigación científica a partir de sólidos argumentos y resultados, existiendo actualmente estos dos marcos interpretativos dominantes. Esto ha generado como consecuencia la polarización entre profesores, médicos, asistentes sociales y terapeutas quienes, desde distintos ámbitos, ejercen su labor profesional junto a la comunidad sorda. En términos generales, se sostiene que el modelo médico asume la sordera como una discapacidad e incorpora la intervención asistencialista, terapéutica y rehabilitadora para sanar la enfermedad de la sordera, es decir, la persona es considerada "no oyente" (Moeller, White & Shisler 2006) . Por otro lado, el paradigma socio-antropológico sostiene que los sordos pertenecen a una cultura minoritaria o minoría étnica (Lane, 2005) que posee una lengua propia (lengua de señas) y que sus miembros desarrollan una identidad particular; por lo tanto, son considerados personas sordas (descartando persona no oyente), destacando a un sujeto con derechos que está inmerso en una sociedad que naturalmente no es intercultural. En este aspecto Becerra-Sepúlveda (2013) propone transformar las relaciones sordos-oyentes en oportunidades de intercambios sociales que permitan a la persona sorda superar una histórica posición de subalternidad, caracterizada por la invisibilización de su cultura e historia y la persistencia de la cultura oyente por imponer, desde su perspectiva, soluciones al "problema" de la sordera, soluciones que, según Cuevas, sostienen y perpetúan el colonialismo oyente que genera "un efecto a la vez moralizante, estructurante y opresivo en la formación del sordo" (2013, p. 703). Cifras mundiales señalan que el 5% de los niños sordos son hijos de padres sordos, el 95% restante nacen en familias de padres oyentes con poca o ninguna experiencia previa acerca de la sordera (Lederberg, Schick & Spen-
doi:10.4067/s0718-04622017000200247 fatcat:ovrlu3h4dvh37hm6b7iqq4jlq4