Antonio Gamoneda. Cecilia. Teguise (Lanzarote): Fundación César Manrique, 2004

José Enrique Martínez Fernández
2005 Estudios Humanisticos: Filologia  
Reseñas par Moisés Gómez resume en un verso extremadamente condensado: "Somos cada vez más un poco menos". Al poeta le gusta el correlato de otros elementos para dar cuenta del despojo que causa la edad -el viento helado-sobre el hombre -el chopo deshojado-. El árbol se convierte en una imagen de fuerte presencia como correlato del ser humano. El árbol sujeto al paso de las estaciones, amenazado por otoños e inviernos, azotado por el viento, acechado por la muerte. El árbol florido, bello, pero
more » ... lorido, bello, pero cuyas hojas acaban ennegreciendo el suelo. El árbol seco, inútil ya, "sombra tan sin sombra", como imagen desolada desde la que angustiosamente se suplica: "Que no me absorba aquello imprevisible / en una succión tan cruel como inútil". La angustia podría deshacerla la fe. Pero Dios, la palabra "Dios", nombra una ausencia. De ahí la turbación interior. Dios aparece como un vislumbre entre las sombras del vivir. Y el hombre -el poeta-tiende los ojos hacia ese claror repentino y fugaz por ver si atisba una presencia o una certeza imposible, porque no está en la condición humana la certeza absoluta. La realidad exterior sirve como correlato del yo, como imagen o como signo de algo encubierto que la poesía tal vez desvele; en este sentido, la poesía, como para los demás miembros de su generación, es conocimiento porque es arma para descubrir el mundo que no ven los ojos: el alma, como le gusta decir al poeta. José Enrique Martínez Fernández Antonio Gamoneda, Cecilia, Lanzarote (Fundación César Marique) 2004. 75pp.
doi:10.18002/ehf.v0i27.4614 fatcat:z3fd4hm34jafholrk4han7bu6e