Hermenéutica, retórica y argumentación

Ambrosio Velasco Gómez
2013 Theoría. Revista del Colegio de Filosofía  
María G. Navarro, Interpretar y argumentar. La hermenéutica gadameriana a la luz de las teorías de la argumentación. Madrid, csic / Plaza y Valdés, 2009. L os dos primeros libros filosóficos escritos y publicados en el continente americano fueron Recognitio sumularum y Dialectica resolutio, ambos de fray Alonso de la Veracruz, catedrático fundador de la Real Universidad de México y, sin lugar a dudas, el más brillante representante de la Escuela de Salamanca en América. Ambos libros se
more » ... libros se publicaron por primera vez en la ciudad de México en 1554 y después tuvieron varias ediciones en España, pues se convirtió en un libro de texto en las universidades de España y América. La aparición de estos libros se ubica en una fuerte disputa filosófica de la época entre al menos tres posiciones: la lógica analítica, defendida por la escolástica tradicional que pretende demostraciones silogísticas a partir de premisas universales y verdaderas; la lógica dialéctica, influida por el nominalismo que cobraba entonces creciente relevancia y ponía en duda la validez de conceptos y premisas universales, inclinándose por argumentos verosímiles no demostrativos; finalmente la retórica, impulsada contra la lógica analítica por humanistas renacentistas en Italia, España y Holanda, entre los que destacan: Valla, Erasmo, Vives, Rodolfo Agrícola, entre otros. El gran mérito y el éxito de Alonso de la Veracruz consisten precisamente en integrar en sus libros las tres orientaciones argumentativas, concibiendo a la lógica dialéctica como un punto medio entre retórica y lógica demostrativa. La lectura del libro Interpretar y argumentar. La hermenéutica gadameriana a la luz de las teorías de la argumentación, de María G. Navarro, remite a estas interesantísimas disputas renacentistas y demuestra su vigencia en la filosofía contemporánea donde la idea de una racionalidad universal, basada en métodos demostrativos, se ha cuestionado profundamente, al grado de renunciar a toda pretensión de argumentación racional. En contra de este nihilismo epistémico y, desde luego, en contra también de universalismos infundados, María Navarro recurre a la retórica renacentista y a la hermenéutica filosófica, principalmente la gadameriana, para proponer un modelo alternativo de
doi:10.22201/ffyl.16656415p.2011.24.408 fatcat:zxqs25m3vbhqfgbgdqxqvb3u2a