Alarcón, monstruo de Indias, ('La cueva de Salamanca')

Jaime Concha
1981 Revista iberoamericana  
provincia de vasallos castellana del mas claro Mendoza resplandece: blanco tesoro de espelunca indiana la oscura tela esconde, no guarnece (Elogio descriptivo..., 1623) En "Introducci6n al teatro de Ruiz de Alarc6n", he tratado de explicar el origen y la naturaleza del corpus alarconiano a partir de una serie consistente en la deformidad individual del escritor, su cardcter de segund6n, su pertenencia al grupo de los letrados, su posici6n inestable en la nobleza media de la 6poca (Alarc6n es un
more » ... poca (Alarc6n es un noble empobrecido, pero con relaciones y Mecenas poderosos) y, finalmente, en su condici6n de indiano 1 . En el presente articulo-inhdbil reducci6n de un capitulo mucho mas extenso de mi manuscrito sobre Alarcdn, monstruo de Indias-he querido poner en prdctica estas categorias para comprender un texto singular, a saber, la temprana comedia La cueva de Salamanca que debe de datar, muy probablemente, de cerca de 1606 2 Todavia hoy leemos esta obrilla como una fresca comedia juvenil. Ambientada en la ciudad universitaria del Tormes, ella no s6lo refleja las costumbres de la comunidad estudiantil, sino que parece comunicarnos una experiencia directa de ellas. Hay, pues, en esta pieza una muy verosimil base autobiogrtfica que es, sin embargo, sblo el punto de partida del dramaturgo 3 A la pintura de la vida estudiantil contribuye la gran vivacidad teatral de que la obra estd dotada. Los efectos mtgicos, con todo el aparato escenico 1 Ideologies and Literature, 9, 1979, pp. 34-64. 2 Varios indicios textuales y de otra clase apoyan esta fecha, muy aproximativa nor cierto. 3 Ningun erudito ha reparado en el apellido de don Diego de Guzman, el mismo del futuro Privado, don Gaspar de Guzman. Dado que escritor y politico coincidieron en Salamanca entre 1601 y 1604, Ano habrd querido Alarc6n apuntar al que fuera, durante sus estudios, Rector de la Universidad? Lo que es claro es que Alarc6n se ira acercando progresivamente al entourage del Conde-Duque, como lo prueban los favores que recibe del yerno, el Duque de Medina de las Torres.
doi:10.5195/reviberoamer.1981.3616 fatcat:slbtfmbkyfgbziqhrqjkzef2bm