La evolución de la novela artúrica francesa

Rosalba Lendo Fuentes
2003 Anuario de letras modernas  
La palabra "roman", que en francés moderno se traduce como novela, significaba en francés antiguo lengua vulgar o románica. Durante la segunda mitad del siglo XII, la expresión "mettre en roman" (traducir a la lengua románica, es decir, al francés), comienza a figurar en los textos que adaptan libremente obras escritas en latín. "Mettre en roman" remite pues a la práctica de la traducción. Pero poco a poco el "roman" dejó de ser una simple traducción y se convirtió en la novela, que se
more » ... la, que se planteaba como un nuevo tipo de expresión, distinto de la épica no sólo en su forma, sino también en su contenido e intención, y dirigido a la nobleza, estamento que había ido evolucionando en sus estructuras y costumbres, que se verán reflejadas en esta manifestación literaria. Sin embargo, los primeros "romans" franceses, escritos a mediados del siglo XII en octosílabos pareados y destinados ya no al canto, como la épica, sino a la lectura, son adaptaciones de obras de la Antigüedad clásica. Se trata de los "romans antiques": Roman d'Alexandre, del que se conocen tres versiones redactadas entre 1130 y 1190 (dos de ellas realizadas por Albéric de Pisan<;:on y Alexandre de Paris), Roman de Thebes (ca. 1150), Roman d'Enéas (ca. 1160) y Roman de Troie (ca. 1165), de Benoit de Sainte-Maure. Así, en sus inicios, la novela se limitó a la traducción o adaptación y su principal ambición era contar una "verdad histórica" en la que se hablara del origen legendario de la corte a la que pertenecían sus autores. En efecto, todos ellos retomaron en sus obras una antigua leyenda según la cual, tras la caída de su ciudad, los troyanos huyeron a Italia, Francia, España e Inglaterra, donde fundaron las principales dinastías europeas. Sin embargo, los "romans antiques" no dejan de ser traducciones muy libres en las que observamos importantes innovaciones con relación a los modelos utilizados. Dichos relatos fueron adaptados de manera anacrónica a la sociedad del siglo XII: se redujo considerablemente el aspecto mitológico y se introdujeron elementos maravillosos ajenos a la Antigüedad. Pero sobre todo, se le dio 13
doi:10.22201/ffyl.01860526p.2003.11.753 fatcat:b35egbigm5c73mq2cf2t2fnbqi