Dos obras de Adolfo Menéndez Samará

John A. Crow
1940 Revista iberoamericana  
La estética y su método dialéctico. El valor de lo bello, México, Letras de México, 1937.-2 ensayos sobre Heidegger, México, Letras de México, '939. Adolfo Menéndez Samará escogió en, su Estiética y su método dialéctico el punto de vista filosófico que le ha avivado el interés en las obras del alemán Martin Heidegger (S88g--). Su obra comienza con una cita de San Agustin, noli foras ire; in te ifscn redi; in interiorí hominis habitat veritas, que la caracteriza desde luego como obra de
more » ... mo obra de peregrinación interior. Declara el autor que su posición es "de raigambre platónica, florecimiento kantiano y madurez neocrítica" que choca, por fuerza, con el método y la aplicación esencialmente eclécticos. Muy bien leido, el autor amontona más de cien citas que parten de la doctrina de la intuición, de Croce, para llegar al fin a decir que "lo Bello es la manera de expresar un.valor" (p. I«6), que éste es "un deber ser" (p. .at4), y que todo el proceso de "valoración puede darse sólo en aquellos individuos que enlacen en su conciencia con forma estética" (p. 123). Aunque agrega a veces pensamientos propios que no son despreciables$ todo esto ya se había dicho antes y mejor. Sin duda Menéndez Samará creía establecer un sistema de hechura acabada porque se ve que investigó la estética con gran diligencia y apuntó el resultado, dada la materia, con bastante claridad. Pero dudamos mucho que haya mantenido en su pesquisa la posición "de lo más estricto y científico que hasta el momento ha englobado la Cultura y el conocer humano" que se atribuyó en el preámbulo de su libro. Dudamos mucho que pueda construir un sistema de valores sobre unos principios tan metafísicos como "la intui-> ción", "la expresión" y la "esencia estética". Ignoramos cómo pudo prescindir de las obras de John Dewey, (i) de G. H. Mead, Kohler, Rusell y otros "pragmatistas", o cómo pudo pasar por alto los grandes adelantos de los filósofos del Circulo Vienés, del "Erkenntnis" y de 'la "Enciclopedia Internacional de las Ciencias Unificadas". (2) Un filósofo "científico" seguramente, antes de abordar el magno problema de la axiología (dice: "cl valor es una mera ley de la Conciencia que regla el acontecer empirico"), habría buscado tanto una teoría de signos, fundamental en cualquiera investigación que emplea el lenguaje como vehiculo del pensamiento, como una teoria del conocer, impiescindible en el análisis de las relaciones vigentes entre lo que existe dentro del pensador y lo' que existe fuera de su pellejo. Como dice John Dewey, el único sistema de valoración practicable y cienti-
doi:10.5195/reviberoamer.1940.842 fatcat:laf4ux7d3rdfjehogyuti6kwpi