Alsino y la novela modernista: Pedro Prado, pinto de cadencias

Marina Martin
1996 Revista iberoamericana  
I En 1953 Enrique Anderson Imbert observaba con acierto un hecho que, lamentablemente, sigue vigente en nuestros dias: el abandono de la narrativa modemista hispanoamericana por la critica literaria. Sefialaba, no sin humor, el fallido y desganado avance que se habia ensayado para cubrir tal vacio: "Cuando los historiadores de la literatura hispanoamericana estudian el modernismo se desvian de la novela, y cuando estudian la novela se desvian del modernismo" (515). No es, pues, sorprendente que
more » ... s, sorprendente que las novelas modernistas hayan quedado descentradas. Tal es el caso de Alsino. Dos consecuencias principales se desprenden de tan desafortunado descuido: (i) los limites cronologicos de la narrativa modemista carecen de precision; (ii) no hay comun acuerdo sobre quienes son los novelistas ma's relevantes del modernismo.' Tales planteamientos son aplicables al autor deAlsino, el chileno PedroPrado (1886-1952) quien, por extraflo que parezca, resulta ser uno de los escritores mas injustamente abandonados por la critica. Dado el afo de la publicaci6n de Alsino, 1920, no podemos ignorar l o que, en apariencia, se presentaria como "razonable excusa" para descartar su inclusion en los limites cronologicos de la novela modemnista. El surgimiento en ese tiempo de una nueva sensibilidad literaria, muy lejos del esteticismo modemnista, nos llevaria a reconocer la proximidad cronologica que Alsino guarda con la escritura de vanguardias. No es sorprendente, pues, que por esta razon se haya preferido analizar Alsino bien como fantasia ideologica, o bien como alegori a de caracter social -quiza por ser opciones interpretativas mas comodas y, en cierta medida, justificables. 2 Sin embargo, un detenido estudio de esta novela de Prado va develando rasgos que progresivamente escapan a tales consideraciones, como es el caso de aquellos elementos modemnistas que, al surgir en numero cada vez ma' s acentuado, llegan a formar parte integrante y estructural del relato. Bien es cierto que si estos rasgos modemnistas no han sido enteramente ignorados por la critica tampoco han tenido el 'Para un estudio sobre este arduo problema, consultese el articulo de A. A. Roggiano, "El modemnismo y la novela en la America hispdnica". 2 Conviene indicar que dichos calificativos no son en modo alguno ajenos a esta novela. Algo extrema parece la interpretacion de Alsino como "alegoria de cardcter social", especialmente si dicha interpretacion tiende a excluir otras lecturas. Tal es el riesgo que parecen correr los comentaristas J.
doi:10.5195/reviberoamer.1996.6320 fatcat:yox3okettfhehmmwslevoss3ga