Funciones sociales del consumo: un caso extremo

José Castillo Castillo
1994 Revista Española de Investigaciones Sociológicas (REIS)  
Las reliquias verdaderas, quizá la de los auténticos muertos celebrizados... Estos esencieros sucios, estas cajitas de cristal, estos dijes diminutos, en los que hay la raspa confusa de una reliquia, son repulsivos como un coágulo de sangre humana, como un pedazo de carne humana, como una esquirla de un hueso humano, cosas repulsivas como ese diente de otro, de no se sabe quién, que se encuentra cuando se vacían los cajones de los muertos...» Ramón Gómez de la Serna Vivimos en la convicción de
more » ... n la convicción de la modernidad del consumo, y no nos faltan razones: tal es la dimensión que el consumo de objetos ha cobrado en nuestras vidas. Pero el consumo es una constante histórica: toda sociedad que no emprende una actividad consumidora, siquiera en grado elemental, nunca acaba de lograrse. Otra cosa es la amplitud del consumo y la naturaleza de los objetos consumidos. En esto, cada sociedad tiene sus peculiaridades. No obstante, el consumo de bienes cumple funciones sociales de carácter universal: la 67/94 pp. 65-85
doi:10.2307/40183735 fatcat:43cf5qizxrhhhexkvi3twuvpr4