Carlos Vesga Duarte

Pedro Medina Avendaño
1981 Boletín Cultural y Bibliográfico  
Carlos Vega Duarte tenía la sencillez de los seres elementales y puros. Su corazón era limpio como oro de aluvión. Su trato directo y coloquial ponía de relieve a un santandereano sin contaminaciones que amaba el fulgor de las armas y se encandilaba con el destello de las frases perfectas
doaj:b9ee91a9edd24a5c96c03c88f9a0f08d fatcat:wtcangcjrjb45nkanptr2z5qx4