Arquitectura y soberanía: la catedral de Jaca y otras empresas constructivas de Sancho Ramírez

Javier Martínez de Aguirre
2012 Anales de Historia del Arte  
El protagonismo del reinado de Alfonso VI (1072-1109) en el desarrollo del arte románico castellano-leonés, objeto de estudio de las jornadas cuyas actas aquí se publican, tiene su contrapunto en el papel que jugó su primo Sancho Ramírez (1064-1094) en la introducción del Románico Pleno en Aragón, reino que experimentó una definitiva consolidación durante su gobierno 1 . Sancho y Alfonso pertenecían a dos ramas de un mismo linaje, el de los descendientes de Sancho III el Mayor de Pamplona
more » ... r de Pamplona (1004-1035), de quien eran nietos: Alfonso al ser segundogénito de Fernando I y Sancha de León, y Sancho como primogénito de Ramiro I, hijo extramatrimonial de Sancho III y Sancha de Aibar (véase cuadro genealógico, fig. 1 ). Sin embargo, los respectivos reinos y sus tradiciones constructivas, así como el origen y naturaleza del poder que ejercían eran notablemente distintos. Alfonso alcanzó, tras complejas y cruentas vicisitudes, un trono consolidado, el leonés, donde el mecenazgo arquitectónico regio contaba con tradición secular anclada en el antecedente asturiano. Sancho Ramírez, en cambio, rigió inicialmente un territorio pequeño, resultado de la adición de antiguos condados, donde apenas pueden documentarse empresas arquitectónicas religiosas relevantes financiadas por sus dirigentes, mientras que las edificaciones militares habían alcanzado un notable desarrollo. A partir de 1076 gobernó también un espacio mayor y más reconocido, el reino de Pamplona, cuyos reyes habían auspiciado recientemente obras eclesiásticas de cierta ambición como el monasterio de Leire, San Millán de la Cogolla o Santa María de Nájera. Con todo, la promoción artística de los monarcas pirenaicos durante los siglos X y XI no hacía presagiar la brillante eclosión de edificios relacionados con la familia regia emprendidos en Aragón en las últimas décadas del siglo XI y primeras del XII 2 . Anales de Historia del Arte 2011, Volumen Extraordinario (2) 181-249 Anales de Historia del Arte 2011, Volumen Extraordinario (2) 181-249 Anales de Historia del Arte 2011, Volumen Extraordinario (2) 181-249 de sillarejos de cierta uniformidad en paramentos ya sea lisos, ya sea articulados mediante lesenas y arquillos, habrían sido emuladas por canteros locales en edificaciones que dichos historiadores bautizaron como "lombardistas". Ubican la labor de los lombardos en las primeras décadas del siglo XI; la de sus seguidores se prolongaría durante el resto de la centuria y aún después. La intervención de la familia de Sancho el Mayor en la iglesia de San Caprasio ha sido defendida por su pertenencia a Sancho Ramírez cuando éste la donó a San Juan de la Peña en 1086 17 . Se trata de una obra de tamaño modesto, proporciones cuidadas y ejecución en una única campaña "con muy poco cuidado", que según Esteban Lorente pudo haberse ejecutado por "una cuadrilla de tres o cuatro personas" 18 . No todos los autores coinciden en suponerla de tiempos de Sancho el Mayor, puesto que ya Íñiguez, Sánchez Ventura, y Whitehill la situaron a finales del siglo XI, lo que resulta hoy difícilmente sostenible; Durán Gudiol defendió su realización durante el reinado de Ramiro I 19 . La documentación vuelve a ser desesperadamente escueta y discutible. Santa María de Obarra, mucho más ambiciosa, quedó interrumpida y hubo de ser concluida por canteros locales. La tradición historiográfica había atribuido su fundación al conde Bernat de Ribagorza, hasta que Ramón D'Abadal demostró la inconsistencia de la afirmación 20 . Su construcción podría corresponder al abadiato de Galindo, en las primeras décadas del siglo XI, cuando el cenobio vivió "una etapa de brillante renovación y de marcado dinamismo expansivo" seguida por un período de "anquilosamiento y decadencia" (Martín Duque) tras la muerte de dicho abad entre 1025 y 1035, que podría explicar la interrupción de la fábrica y su terminación más tardía 21 . Los primeros años de la 17 18 19 20 21
doi:10.5209/rev_anha.2011.37486 fatcat:7zagxypctrfmtkqnonzwkjzkqq