CAMBIO CONSTITUCIONAL EN CHILE: OPORTUNIDAD PARA LA SENSATEZ

José Luis Cea Egaña
2018 Revista chilena de derecho - publicado por la Facultad de Derecho Universidad Católica de Chile  
RESUMEN: El cambio constitucional es y debe ser constante pero no como fi n en sí mismo. Ese cambio debe corresponder a las demandas de la sociedad civil y las relaciones internacionales, a los horizontes trazados por un liderazgo democrático y a las exigencias del progreso identifi cados con la justicia, libertad, igualdad y paz en la comunidad humana. No es vano pensar en reanudar el camino hacia los objetivos señalados, sin esperar que lo hagan quienes lo sostienen con aspectos ideológicos,
more » ... ectos ideológicos, sean o revolucionarios o contrarrevolucionarios. Palabras clave: Cambio constitucional -Liderazgo democrático -Progreso -Justicia -Libertad -Igualdad -Legitimidad. ABSTRACT: Constitutional change is and ought to be of permanent concern, but never as an end itself. Such a change must correspond to demands of civil society and international relations. It must also correspond to horizons of politics traced by democratic leadership. Finally, constitutional change needs to respond demands of social progress identifi ed with justice, liberty, equality and peace in human community. It is convenient and proper to think in renewing the road toward the fulfi lment of the above-mentioned targets, without waiting for others who argue for change along the lines of ideologies, being revolutionaries or counterrevolutionaries. INTRODUCCIÓN Las preguntas que orientan mi refl exión en este ensayo son las siguientes: ¿qué sentido tiene el trabajo realizado en el tema hasta la fecha? ¿Hacia dónde se avanza, o retrocede, en el proceso constituyente del cual tanto se habla, escribe y poco o nada se concreta en Chile? ¿Los resultados electorales de 2017 imponen un cambio de rumbo en los esfuerzos para introducir transformaciones constitucionales? ¿Qué hay rescatable en el proyecto de reformas enviado por la Presidenta de la República al Senado el 7 de marzo de 2018? Adelanto mi tesis central: creo en los cambios, constante y controladamente efectuados, porque esa es la vida en una sociedad democrática que debemos reconocer y apoyar. Por lo mismo, soy contrario a mantener inalteradas las instituciones, cualquiera sea el ar-* Doctor en Derecho por la Universidad de Wisconsin. Profesor de Derecho Constitucional de la Pontifi cia Universidad Católica de Chile. Dirección postal: Avenida Libertador Bernardo O'Higgins 340, Santiago de Chile. Dirección electrónica: jlcea@uc.cl Revista Chilena de Derecho, vol. 45 N º 3, pp. 835 -851 [2018] CEA EGAÑA, JOSÉ LUIS Cambio constitucional en Chile: oportunidad para la sensatez gumento para hacerlo; y discrepo también de quienes no se rinden ante la evidencia de los hechos, prosiguiendo con designios ideológicos superados y, peor aún, fracasados 1 . I. ¿TIEMPO PERDIDO? Los movimientos estudiantiles de 2011 fueron los actores, principales pero no únicos, del impulso sostenido a la consigna de reemplazar la Constitución. A esos movimientos se fueron incorporando otras agrupaciones, por ejemplo de la tercera edad, que reclamaban por la desatención en las prestaciones de salud y las bajas pensiones de seguridad social. Numerosas otras manifestaciones de apoyo surgieron de los más variados sectores de la comunidad, organizados e integrados a través del medio de comunicación, hasta hoy no jurídicamente regulado en Chile, que es internet y, más en general, las redes de interacción colectiva. En esa multitud de desacuerdos, casi todos espontáneos, estuvieron presentes los reclamos por satisfacción de los derechos sociales o de prestaciones, casi siempre vinculados a la gratuidad de la educación en sus diferentes niveles, acceso asistencial a la vivienda e higiene, temas de identidad de género, matrimonio igualitario y otros semejantes 2 . En tal profusión de causas para movilizarse en marchas, invasiones, usurpaciones y protestas siempre ocupó un lugar señero el reemplazo de la Carta Fundamental. A ella, aprobada en 1980 y vigente, en parte, desde marzo del año siguiente, se le atribuyeron las peores consecuencias de la situación política y socioeconómica existente, descalifi cándola de ilegítima en su origen, gestada durante la dictadura, y con igual reproche en su ejercicio. Los acuerdos forjados, a partir de fi nes de octubre de 1988, entre el régimen militar y la oposición democrática, claves para el inicio, desarrollo y desenlace exitosos de los gobiernos de la Concertación de Partidos por la Democracia, fueron desestimados por evidenciar la claudicación de las fuerzas republicanas en benefi cio de un militarismo que, siendo ya decadente, se refugiaba en los enclaves autoritarios articulados en el Código Político. Se halla histórica y convincentemente demostrado que la simbiosis de la Nueva Mayoría con los movimientos sociales, autodenominados democracia en la calle, sostenía pretensiones programáticas desmesuradas para la capacidad económica del país, a la vez que silenciaba condiciones ineludibles para implementarlas como el tiempo requerido, la cotización de los benefi ciados con pensiones, la satisfacción de las demandas más acuciantes y el destierro de los populismos. Además, se tornaba una consigna seguir tachando de servil el esfuerzo enorme hecho para concretar el paradigma de crecimiento con equidad 3 , sustitutivo de la economía de mercado. La derrota abrumadora de la candidatura de centroderecha en las elecciones de 2013 se explica, entre otras circunstancias, por la capacidad de la coalición llamada Nueva Mayoría de hacer suyas las reivindicaciones de los movimientos sociales. Denostada la política económica de mercado por reputársela inconciliable con la igualdad clamada por tales 1 CEA (2015) pp.17 ss. 2 Para no repetir la bibliografía, en esta introducción aclaro que en las secciones siguientes del presente ensayo cito libros y monografías que pormenorizan los rasgos que aquí dejo aludidos. Idéntica observación formulo en ligamen con cifras, estadísticas y los demás antecedentes pertinentes. 3 AYLWIN (1992) pp. 225 y ss.
doi:10.4067/s0718-34372018000300835 fatcat:yn5mzbrxaneizik76jz44hjvjm