Réplica del autor: opiniones de los profesionales sanitarios acerca de la definición de trastorno mental grave

B. Moreno Küstner, C. Quemada, A.I. Masedo
2015 Anales del Sistema Sanitario de Navarra  
muestra mucho interés y acuerdo con las conclusiones de nuestra publicación sobre la definición de trastorno mental grave (TGM) a partir de un estudio cualitativo 2 . Una de las aportaciones más interesantes es que plantea un tema de máxima actualidad para los servicios de salud mental y por tanto para la atención a las personas con trastornos mentales graves: la aplicación de tecnologías que nos permitan una adecuada clasificación de los pacientes en función de su gravedad y por lo tanto de
more » ... por lo tanto de sus necesidades de atención. De esta forma cada profesional puede identificar fácilmente a los pacientes con enfermedades más graves y esta información permitirá, diseñar nuevas modalidades de atención, más adecuadas a sus necesidades y medir los resultados (outcome) en términos de mejora de la salud de los pacientes 3 . Sin embargo, creemos que a pesar del desarrollo de las nuevas tecnologías de la información, una de las mayores carencias que presenta el sistema sanitario en general y el sistema de salud mental en particular es la dificultad de crear información relevante para la practica clínica, la gestión y la investigación sanitaria 4 . En el ámbito de la salud mental, la situación se agrava debido a la complejidad de los servicios sa-nitarios y a la disparidad del uso que hacen los pacientes de los mismos. Si nos centramos en los pacientes con trastorno mental grave, existen problemas con la fiabilidad de la recogida de información de estos usuarios por los motivos que a continuación planteamos: 1. El nivel de gravedad no es una situación estática, sino todo lo contrario ya que, al estar basada en la funcionalidad y los síntomas psicopatológicos, es fácil que esta situación cambie. Por lo tanto, el sistema de información debería ser lo suficientemente flexible para permitir recoger esta información de forma acumulativa para poder disponer en cada momento de datos actualizados sin perjuicio de perder la información anterior. 2. Un volumen importante de los pacientes con trastornos mentales graves carece de plena "conciencia de enfermedad". Esta situación implica una dificultad añadida para obtener información fiable sobre su sintomatología, especialmente si esta evaluación se realiza de forma individual. Por lo tanto deben ser los familiares o incluso los profesionales sanitarios (trabajadores sociales, generalmente), los que aportan la información para que el usuario no sea valorado de forma individual y evitar el riesgo de una recogida de información fuera de toda realidad. Esto redundaría en la calidad de los datos de cada paciente. correspondencia:
doi:10.4321/s1137-66272015000100020 fatcat:wdqfonqx55ahzerzxx5mbgn544