¿Con qué saboreamos?: tareas y experiencias para un taller de ciencias

Marco A. Sánchez Ramos, Cut Gallegos Reséndiz, Lourdes Huerto Delgadillo, Mónica Ribeiro Palacios
2008 Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias  
Recibido en Noviembre de 2007, aceptado en Enero de 2008] RESUMEN (Inglés) En un grupo de primero de primaria hicimos una pregunta aparentemente simple: ¿Con qué saboreamos? La respuesta inmediata entre los niños fue "con la lengua" y, aunque ésta no fue totalmente correcta, sirvió para iniciar un proyecto en el que se ofreció a los niños la oportunidad para observar, proponer hipótesis, establecer objetivos y buscar métodos que les ayudaran a resolver la pregunta. Planteamos 4 experiencias
more » ... 4 experiencias cuya finalidad fue que los niños extendieran sus conocimientos y su comprensión sobre un proceso aparentemente sencillo como es la percepción al sabor. Primero cuestionamos la idea de que fuera la lengua el lugar primordial para la detección del sabor (experiencia 1); después incluimos al sentido del olfato como parte de la percepción del sabor (experiencia 2); tratamos de convencer a los niños de que el olor es el elemento más importante para detectar el sabor (experiencia 3); por último discutimos la posibilidad de que fuera el cerebro el que realmente saborea (experiencia 4). Palabras claves: Ciencia; métodos; percepción al sabor; creatividad; inteligencia. INTRODUCCIÓN La ciencia es parte de la cultura, por lo que debe enseñarse desde edades tempranas para que los individuos tengan la posibilidad de conocer, comprender y explicar el mundo que les rodea. La enseñanza de la ciencia no tiene como objetivo la formación de científicos, sino de individuos con mente abierta a nuevas posibilidades, reflexivo, crítico, lógico, creativo, que requieran de explicaciones para llegar a comprender la naturaleza de las cosas e, inclusive, comprenderse a sí mismo (Pérez Tamayo, 1989; Harlen, 1999) . La tarea del educador, más que enseñar, es apoyar para que el alumno se integre a su entorno a través del desarrollo de las habilidades del pensamiento, de tal manera que sea capaz de formar parte activa y creativa del mundo (Ribeiro-Palacios, 2005) .
doi:10.25267/rev_eureka_ensen_divulg_cienc.2008.v5.i2.05 fatcat:x2ji5euvkzhlji6rzz2zhmbbo4