Servicio público y realidades económicas: del siglo XIX al derecho comunitario europeo

Marceau Long
2002 Precedente  
Public service directs us to the concept we have of the State. The natural field of action Duguit assigned to public service left a wide margin for interpretation and evolution, which is indispensable for social inter-dependence. Security and order are indispensable, as well as satisfying basic economic, social and cultural needs. The answer of States and the «international community» to the September 11 attack in New York against terrorism, and also the fear of an increase in violence suggest
more » ... n violence suggest a return to the Protective State, because it quality is order. Even when, with the rise of civil society, the European Community, and the institutions of the international society, it does not become the only guarantee of public interests, it is so that State that we turn, during globalization, to preserve the social pact to prevent it from tearing apart. Más de cuarenta años de una carrera iniciada con la Auditoría del Consejo de Estado y terminada con su vicepresidencia me han dado la oportunidadque ha sido para mí un gran honor-de conocer bien los servicios públicos y muchas formas del servicio público. Reales y de gestión real 2 , ante todo en el 1 Este artículo apareció originalmente en el número correspondiente a noviembre-diciembre de 2001 de la Revue Française de Droit Administratif (RFDA), con el título «Service public et réalités économiques du XIX siècle au droit communautaire». Precedente agradece la amable autorización del autor y del editor Dalloz para publicarlo en estas páginas. Agradece también a la Maison Franco Andine du droit -Casa Franco-andina del derecho la selección del artículo y el trámite para la autorización. 2 Régaliens et de gestion régalienne: la expresión sirve para calificar un poder, un derecho, una gestión, una función, un vínculo, que el Estado establece o ejerce con su propia autoridad. En Francia, el Ministère de l´Énvironnement (ministerio del Medio Ambiente), por ejemplo, puede ser considerado como un ministerio régalien en cuanto negocia directivas, prepara leyes, edita reglamentos, vigila el cumplimiento de los mismos, ejerce misiones de policía y de control, repara los daños cuando no ha podido llevar a cabo una política plena de prevención y de protección del ambiente. La expresión tiene sus raíces en el latín medieval: jura regalia: derechos reales (siglo XII); los derechos inherentes a la monarquía. De allí, el vocablo del derecho antiguo regaile. (Precedente agradece a Elisabeth Lager y a Jean Paul Margot el contenido de esta nota).
doi:10.18046/prec.v0.1392 fatcat:r47ic27flvfjfhy4c5zn7ergsm