Reflexiones sobre "El pensamiento conservador" de Karl Mannheim

José M. González García
1993 Revista Española de Investigaciones Sociológicas (REIS)  
La importancia del estudio de Mannheim sobre el pensamiento conservador es grande, al menos por dos razones. En primer lugar, porque significó un hito importante en la carrera académica del autor y, en segundo lugar, porque fue un paso fundamental en la dirección de la sociología del conocimiento tal y como la podemos encontrar formulada ya, de una manera casi definitiva, con la aparición de la primera versión alemana de Ideología y utopia, en 1929. Muchos de los temas de este libro se
more » ... e libro se encuentran ya prefigurados en aquel artículo que vio la luz por vez primera dos años antes, en 1927, en la revista alemana de sociología más prestigiosa del momento, úArchivfürSozialwissen*chaft undSozialpolitik 1 , y que se basaba en la versión previa presentada como tesis de habilitación en la Universidad de Heidelberg a finales de 1925. 1 K. MANNHEIM, «Das konservative Denken», Archiv für Sozialwissenschaft und Sozialpolitik, 57 (1927), 1, pp. 68-142; 2, pp. 470-495. Puede verse una edición más reciente en la selección de obras de la sociología mannheimiana del conocimiento hecha e introducida por Kurt H. Wolff: K. MANNHEIM, Wissenssoziologie, Neuwied/Berlin, Luchterhand, 2. a ed., 1970, pp. 408-508. Estas dos versiones no recogían todo el texto original. Este ha sido publicado recientemente por vez primera en alemán, gracias al trabajo editorial de D. Kettler, V. Meja y N. Stehr, bajo el título Konservatismus. Ein Beitrag zur Soziologie des Wissens, Frankfurt, Suhrkamp, 1984. Una versión inglesa había sido publicada también postumamente en edición y traducción de P. Kecskemeti en el libro K. MANNHEIM, Essays on Sociology and Social Psychology, London, RKP, 1953. De esta última obra hay traducción española de F. M. Torner, en K. MANNHEIM, Ensayos sobre sociología y psicología social, México, FCE, 1963. Reís JOSÉ M. GONZÁLEZ GARCÍA Como es bien sabido, la carrera académica de Mannheim se había iniciado en la Universidad de Budapest, donde había presentado en 1918 su tesis doctoral, sobre «El análisis estructural de la epistemología» 2 , y en la que había trabajado como profesor de filosofía durante el breve gobierno revolucionario de Béla Kun, gobierno formado tras la proclamación, en marzo de 1919, de la República Soviética Húngara y en el que Lukács, a la sazón todavía amigo de Mannheim, participó como comisario de Educación. Cuando un año después, en marzo de 1920, el triunfo de la contrarrevolución desató una oleada de terror blanco, Mannheim se vio obligado a marchar al exilio por haber dado clase en la Universidad reorganizada por el gobierno comunista anterior. Este primer exilio le condujo a Heidelberg, donde estudió, entre otros, bajo la dirección de Alfred Weber, quien por aquellos años se encontraba trabajando en el desarrollo de su sociología de la cultura. De hecho, los primeros trabajos de Mannheim, algunos de los cuales han permanecido inéditos hasta hace pocos años y otros simplemente han desaparecido, trataban temas de sociología de la cultura en una perspectiva bastante próxima a su maestro al comienzo y progresivamente independiente después. El paso de la sociología de la cultura a la sociología del conocimiento se produce sin rupturas entre los años 1924 y 1925 y culminará en la publicación, en 1929, de su obra más conocida, Ideología y utopía". Un año más tarde fue llamado como catedrático por la Universidad de Frankfurt, donde permaneció hasta su segunda emigración, esta vez a Inglaterra, poco antes de la subida al poder de la barbarie hitleriana, en 1933. Así, pues, la obra más importante de sociología del conocimiento es fruto de un cosmopolita emigrado, de un refugiado político, de un Aussenseiter o extraño al sistema académico alemán, en una época de gran convulsión social: la República de Weimar. Los años de gestación y máximo desarrollo de dicha sociología están marcados por la crisis económica y la inflación galopante, por una enorme inseguridad económica y política, por la violencia política de una sociedad radicalmente escindida entre grupos radicalmente contrapuestos, situación ante la que la República demostraba su impotencia para cumplir precisamente con uno de los requisitos básicos que, según Max Weber, todo Estado debía cumplir: el control de la violencia y su reducción a la violencia legítima 4 . 2 K. MANNHEIM, Die Strukturanalyse der Erkenntnistheorie; fue originalmente publicada en la revista Kant-Studien, Ergánzungsheft, Nr. 51, Berlin, Reuther und Reichard, 1922. Puede verse en la traducción inglesa de E
doi:10.2307/40183637 fatcat:jrd7eiyjlrdppn7bev7emqxzkq