François Rabelais, pionero de la educación "natural"

Ségolène Le Mouillour
2018 Padres y Maestros / Journal of Parents and Teachers  
El nacimiento de una educación "natural" François Rabelais es una figura clave en la historia de la educación francesa. Uno de los grandes protagonistas de la pedagogía del siglo XV, que cuenta las vidas de dos gigantes, Gargantúa y Pantagruel, desde su nacimiento hasta su madurez. François Rabelais nació en La Devinière, cerca de Chinon, en la antigua provincia francesa de Turena, hacia 1494. Carecemos de información acerca de su infancia y juventud, a excepción de que recibió una educación
more » ... ió una educación que le condujo, sin vocación, a la vida monástica en 1520. No se doblegó fácilmente ante las normas monacales; vivió en concubinato y tuvo dos hijos. Se valió de sus personajes, Grandgousier, Gargamelle y Gargantúa, para describir el ideal familiar. Rabelais, uno de los humanistas más célebres del Renacimiento, luchó encarecidamente por la renovación, a la luz del pensamiento antiguo, del ideal filosófico y moral de su época. En contra de los preceptos cristianos, Rabelais cursó estudios de medicina en la facultad de Montpellier y se licenció en 1532 en Lyon, ciudad en la que se instalaría. Françoi s Rabel ai s, pi onero de l a educaci ón "natural " Publicó Pantagruel en 1533, obra que sería condenada por la Sorbona, Facultad de Teología de París. Defendió la idea de un humanismo de corte cristiano, cuyo objetivo es la reconciliación del pensamiento pagano con el pensamiento cristiano. En 1534, publicó la aterradora vida del gran Gargantúa, padre de Pantagruel. Tras la condena de la obra, Rabelais iniciaría nuevamente una vida errante. En 1546, se publica en París El tercer libro, seguido en 1552 de la versión completa de El cuarto libro (censurado por los teólogos). Murió el 9 de abril de 1553 en París. La Isla Sonante, primera parte de El quinto libro, se publicó en 1562, a la que siguió la versión definitiva en 1564. El gigantismo de sus personajes permite a Rabelais describir escenas de festines burlescas. La infinita glotonería de los gigantes da pie a numerosos episodios cómicos. Además, lo primero que grita Gargantúa al nacer es: "¡A beber! ¡A beber!". Este gigante representa el apetito intelectual del hombre del Renacimiento. De este modo, a través de sus obras, Rabelais trata de aunar la cultura de los eruditos con la tradición popular y destaca, además, en las Bibliothèque nationale de France. Gustave Doré Bibliothèque nationale de France. Gustave Doré
doi:10.14422/pym.i374.y2018.012 fatcat:juqadp7tk5gihp4eifuceicr7y