Perspectiva sociológica de la vejez

José Enrique Rodríguez Ibáñez
1979 Revista Española de Investigaciones Sociológicas (REIS)  
Hacía rato que un anciano, buen conocedor de la lucha, venía animando los combates. Sintió alegría Agamenón al verle, y le dirigió estas aladas palabras: '¡Ojalá te pudieran sostener las rodillas y tu vigor fuera tan firme como el del corazón que late en tus entrañas! Mas te retiene la penosa vejez. Otro hombre debió padecerla por ti, pues tú te mereces estar entre los más jóvenes'." ílíada, Canto IV. José Enrique Rodríguez Ibáñez El problema y sus raíces Incluso Vischer, que quizá sea el más
more » ... quizá sea el más optimista estudioso de la vejez, define a ésta como «una tragedia» (1970, 195)**. En efecto, la ancianidad es una etapa no deseada de senescencia cuyas terribles características son, entre otras, las arrugas, la enfermedad, la debilidad, la fragilidad corporal y, sobre todo, la vecindad de la muerte. Sin embargo, el problema de la vejez no es estrictamente biológico, sino que posee asimismo unas raíces sociales y culturales. A este respecto, debe ser considerado en primer lugar algo que se ha repetido muchas veces: en las sociedades tradicionales y comunales, de base rural, los ancianos eran mayoritariamente respetados; representaban la experiencia y el conocimiento; constituían «autoridades» naturales de un mundo estático. (Es ésta una amplia generalización de pautas culturales prevalecientes, por supuesto, y no una descripción detallada de procesos complejos; lo advierto, pues abundaré en este tono en otros pasajes.) * Esta llamada, como las notas, es desarrollada al final del texto. ** Los paréntesis que identifican citas y referencias, por medio de precisar fecha de edición de la obra y página, se remiten a la bibliografía.
doi:10.2307/40182762 fatcat:hyfbpvyt6vbvvfuxe34bng2mqu