Otaku: Japan's Database Animals, Minneapolis, University of Minnesota Press, 2009 (144 páginas

Cristina Martínez García
2015 Anduli  
Libro: "Otaku: Japan's Database Animals", de Hiroki Azuma, 2001.. Hiroki Azuma es uno de los pensadores sociales más interesantes y lúcidos de nuestra época y sin embargo ha pasado bastante desapercibido en el mundo occidental hasta 2009, cuando Jonathan E. Abel y Shion Kono decidieron traducir a lengua inglesa una de sus obras principales; "Otaku: Japan's Database Animals", escrita originalmente en 2001, de la cual aún no existe versión en castellano. La obra, muy concisa, de menos de 150
more » ... e menos de 150 páginas, refleja de forma incisiva las particularidades de la sociedad y la juventud japonesas del momento, en concreto de los grupos "otaku"; lo que los anglosajones llamarían "geeks" y los hispanohablantes "frikis". Estos colectivos han cobrado especial importancia en los últimos años en todo el mundo y su impacto social puede verse claramente en las tendencias cinematográficas, televisivas, literarias, y en general de ocio a nivel global. Han fomentado nuevas formas de consumo y han colonizado la red como espacio propio. Por todo ello, resulta de especial importancia revisar una obra de estas características, en la que Azuma nos enseña la base y el funcionamiento interno de este movimiento, en su vertiente oriental. Este escrito no se limita a fotografiar las costumbres locales de una tribu urbana en las principales ciudades japonesas, sino que supone mucho más, y tiene mucho que aportar a cualquier estudio acerca del posmodernismo, los medios de comunicación o el fenómeno fan, ya sea desde el punto de vista de la filosofía, la psicología o la sociología. Sin embargo, debemos tener presente al abordarlo, que la posición de Azuma es crítica y no plenamente objetiva. Tampoco lo pretende, al tratarse de un ensayo y no un trabajo de investigación, pero sin duda este sesgo en contra del grupo de estudio, marca en buena parte sus conclusiones finales. Algunas de sus referencias más claras serán Jean-François Lyotard, Baudrillard, Lacan, Zizek, Derrida, los escritos de Kojève sobre Hegel y autores japoneses como Okada Toshio, Osawa Masachi, Ōtsuka Eiji y Miyadai Shinji. La obra está dividida en tres secciones. La primera introduce muy brevemente los rasgos externos principales de los grupos otaku como adultos consumidores compulsivos de cultura popular y se centra en describir el "pseudo-Japón" en el que ellos centran la mayor parte de su imaginario literario, cinematográfico y lúdico: Se trata de una recreación ficticia de Japón, teñido de fantasía y con ciertas notas nacionalistas, haciendo constantes referencias a los periodos de más esplendor de la cultura japonesa, pero a la vez cargado de ironía y humor por la gloria perdida. Esta visión de Japón no es plenamente oriental, sino que ha pasado por el tamiz de la americanización global de la cultura y debe mucho al cine, el cómic y la literatura estadounidense, de la que se sirven los otakus japoneses para reinventar su propio universo simbólico. En cualquier caso, las formas concretas de dibujar Japón de los autores otakus no son tan relevantes como la idea de que plasman, con estas ficciones, una ideología propia.
doi:10.12795/anduli.2015.i14.12 fatcat:rfsttco2g5ge3jivfac553gx2u