Ultrasonido endoscópico terapéutico

J.G. de la Mora-Levy
2012 Revista de Gastroenterología de México  
La principal complicación del abordaje transgástrico para una hepático-gastrostomía es la fuga de bilis, que se presenta en el 16% de los casos; Giovannini et al. 1 muestran una serie de 22 casos de hepático-gastrostomía con la aplicación de una nueva prótesis metálica autoexpandible asimétricamente cubierta, integrada con una porción distal no cubierta para detener la prótesis dentro de los conductos intrahepáticos y una porción proximal cubierta y un borde ligeramente mayor que el cuerpo para
more » ... que el cuerpo para impedir la fuga de bilis y el desplazamiento de la prótesis, de tal modo que en la colocación fue de 100% con éxito clínico en 21/22. En otro estudio prospectivo se compararon la coledocoduodenostomía guiada por USE 2 contra la derivación biliodigestiva laparoscópica, con colocación de prótesis autoexpandible duodenal o gastroyeyunostomía, respectivamente; los dos procedimientos resultaron igualmente exitosos, aunque el abordaje quirúrgico presentó mayores complicaciones (1/10 vs 4/10) y resultó más costoso. En una revisión retrospectiva de drenajes guiados por USE en una sola institución 3 , lle-caron 70 casos. En este grupo se analizaron el tipo de técnica, los resultados y las complicaciones. El éxito para practicar la colangiografía fue de 97% y el éxito funcional para el drenaje fue de 52/70 (74%), con un porcentaje de complicaciones de 15% (11/70), aunque sólo tres de éstos requirieron reintervención. Otro estudio de una sola institución 4 comparó en forma retrospectiva el éxito y las complicaciones, así como el costo de los drenajes guiados por USE contra el drenaje percutáneo tradicional en 44 pacientes. En el grupo percutáneo, 54% tuvo que permanecer con drenaje externo, ya que no fue posible internalizar la prótesis, mientras que todos en el grupo endoscópico tuvieron drenaje interno exitoso, salvo uno, en quien también falló la vía percutánea y murió de sepsis. Las complicaciones se presentaron en proporciones de 25% y 50%, respectivamente (p < 0.05). Un grupo coreano 5 demostró que las prótesis metálicas autoexpandibles, completamente cubiertas, son muy efectivas en el drenaje tipo colédoco-duodenostomía en 15 pacientes; el éxito técnico fue de 13/15, mientras que el éxito clínico (desaparición de la ictericia) fue de 100% (13/13). Se presentaron tres casos de migración de la prótesis. naje hasta de 266 días, lo que demostró la utilidad a largo plazo 6 . Por otra parte, se compararon las diversas técnicas para llevar a cabo la fístula transmural 7 : en la primera se usó un cuchillo o aguja de precorte, mientras que en la segunda se empleó un cistótomo 6 Fr o un balón de 4 mm de cativamente más seguro (RM 0.41). Se publicó también 8 una serie de 12 pacientes con colecistitis aguda, no aptos para cirugía, en quienes se usó una prótesis en forma de "dona" (AXIOS), que el autor presentó un par de años antes. La colocación fue exitosa en 11 y el éxito clínico fue de 100%. Otra prótesis en particular diseñada para llevar a cabo colecisto-duodenostomía se presentó fue exitosa en la mayor parte de los casos 9 .
doi:10.1016/j.rgmx.2012.07.024 pmid:22939485 fatcat:s6tg5sbnm5drvm5hrqljto7w5y