Maternidad tardía: opciónlegítima,fruto de derechos civiles y constitucionales. Debate jurídico e intromisión ética en las redes sociales

Patricia Craviotto Valle
2017 IUS ET SCIENTIA  
the writing of this writing is based on the concern that arises in the author of the same, when warning a continuous lack of generalized reflection on matters concerning fundamental rights of the person. Rights or legal possibilities that arise from personal freedom, and that can be distorted by social networks, influencing in a wrong way in the global set of current societies: very especially in the Spanish society. PALABRAS CLAVE / KEY WORDS Maternidad, edad, derecho, biotecnología, redes.
more » ... cnología, redes. Motherhood, age, law, biotechnology, networks. Iniciar un artículo cuyos requisitos se acerquen a los exigidos por la Revista IUS ET SCIENTIA, no es labor sencilla. Máxime cuando nos encontramos insertos en una sociedad cuyos cambios se aceleran exponencialmente, impidiendo mantener un ritmo equitativo entre los avances sociales y la redacción de escritos de investigación. Debo sentirme orgullosa de lo que a continuación se redacta, puesto que no solo se trata de un trabajo no publicado hasta este momento, sino que además no ha sido presentado a ningún otro tipo de publicaciones -en cualquier tipo de formato-. La bioética, el bioderecho, las nuevas tecnologías y los derechos humanos, son las bases que motivan la existencia de esta Revista 2 . Más no deja por ello de estar ligada directamente al derecho Civil, marco regulador de las relaciones entre personas. Igualmente no es ajena al derecho Administrativo, toda vez que las personas hemos de interrelacionarnos con administraciones públicas que gestionan de una manera u otra, situaciones de la persona cuyo interés puede ser público -a pesar de su inminente raíz privada-. Holanda en 2001, tratando a siete mil pacientes con ibuprofeno o naproxeno para el dolor de artritis. De nuevo llamó la atención que había en estos pacientes una probabilidad significativa de no contraer alzhéimer, frente a otra población no tratada. El Dr. Steven Vlad 4 -Universidad de Medicina de Boston-, examinó a casi cincuenta mil veteranos de guerra con alzhéimer y otros veinte mil de aproximadamente la misma edad -74 años-, que no padecían esta enfermedad. La conclusión fue que los pacientes que habían consumido antiinflamatorios -no esteroides-durante más de cinco años, tenían un probabilidad de un 24 por ciento menos de desarrollar síntomas de alzhéimer. Puede afirmarse que a pesar de que la enfermedad fue identificada en 1906 por Aloysius Alzheimer 5 -a raíz del estudio de un paciente que trató en 1901-, este hecho y los estudios posteriores confirman que efectivamente es una enfermedad que acompaña al ser humano desde hace siglos, si no milenios. De hecho un grupo de investigadores colaboraron en 2008 -norteamericanos y alemanes-, analizando una situación curiosa que ocurría en India: menos de un 1 por ciento de la población mayor de 65 años, estaba diagnosticada con alzhéimer. Al parecer las dietas ricas en determinadas sustancias -en este caso un componente del curry-, reaccionan en el ser humano como un elemento natural que evita ciertas dolencias. Volvemos a indicarlo de otra manera: hay enfermedades que sin ser diagnosticadas hasta hace relativamente poco tiempo, estuvieron siempre presente en la sociedad. Sin embargo -y este es el punto de reflexión que conecta con nuestro artículo-, hasta hace muy poco tiempo no tuvimos información tan completa respecto al alzhéimer. La 4 Steven Vlad es un doctor especializado en reumatología, formado en la Universidad de Iowa, en el reconocido Boston Medical Center, y cuyo doctorado finalizó en la Universidad de Boston. Su línea de investigación se basa en la afectación adversa de medicamentos que son utilizados en el tratamiento de enfermedades reumatológicas. 5 Aloysisu Alzehimer , fue un psiquiatra y neurólogo alemán que identificó por vez primera los síntomas de la enfermedad que más tarde llevaría su nombre. Observando a un paciente en 1901 y tras examinar su cerebro al morir, Alzheimer publicó en 1906 lo que descubrió.
doi:10.12795/ietscientia.2017.i02.06 fatcat:eky4eyxinfbu5kv7lkuuzbnw6q