Diez tesis sobre la crítica

David Wallace
2010 Anales de la Universidad de Chile  
El libro de Grínor Rojo (re)viste una respuesta consistente ante la creciente amenaza de desnudez que experimenta el cultivo, aunque debería decir el culto, de los estudios literarios en nuestro país. Así, y frente a la diseminación rizomática que inunda los actuales debates sobre la suspensión o superación de una forma de escritura modernamente cardinalizada por perspectivas de selección ideológica, ordenación epistemológica en función de la delimitación del objeto y articulación de
more » ... ación de textualidades cohesionadas discursivamente y cronológicamente por el período, Diez tesis sobre la crítica metaforiza, aunque en propiedad alegoriza, una opción crítica: la escritura académica sólidamente anclada en los principios a los cuales se debe, esto es, los de la Casa nuestramericana de Bello. Se trata de un acto de (re)fundación de un sentido para los que no lo encontramos, mediante la apelación a (re)construir democráticamente vías o circuitos de comunicación en la globalidad de esta aldea. Eminentemente epistemológico, el libro soporta un piso que (de)marca la entrada de los que llegan después del exilio y los que lo vivieron salvándose en el tejado. La construcción escritural que realiza Grínor, revisa los principios que delimitaron administrativa y burocráticamente la enseñanza de la literatura dentro de la universidad. Por ello, asistimos en la formulación de cada una de las diez críticas que componen este trabajo, a un gran despliegue de docencia cooptada por el (re)encuentro con el, muchas veces, irónico tutor. Fuio fuimos exiliados en los principios de autonomía, ficcionalidad y textualidad inmanente del objeto, es decir, dentro de las coordenadas de la fragmentación, la desmitificación y el ontologismo metonímico, y no en los principios del dialogismo intertextual "[del cual] (...) depende "la reformulación de un nuevo proyecto de cultura y de vida, una tarea que a muchos de nosotros nos parece que es, que está siendo ya, el gran imperativo de la historia del presente". (p.58). Si de reunión generacional se trata, quedan necesariamente afuera aquellos que repitieron los monologismos discursivos en el marco de la legalidad y legibilidad que dominó, aunque no hegemonizó, la enseñanza de la crítica en esa época; luego, muy tardíamente para algunos, la teoría crítica se espectacularizó con la llegada a la Casa de Bello de los retornados en los últimos años de la década de los ochenta. Fue de ellos que escuchamos por primera vez la noción de dialéctica negativa aplicada a las bases de la modernidad y, además, la vigencia de la posibilidad de (re)encontrar un sentido para la historia latinoamericana en el proyecto inclusivo de aquélla. Anales de la Universidad de Chile Sexta Serie, Nº13, agosto de 2001
doi:10.5354/0365-7779.2001.2533 fatcat:nj2m2amm3vbubc4usi53ab24y4