Los olvidos del derecho a la Ciudad

José A. Mansilla López
2019 Revista de Antropología Social  
Muna (Coords.) . 2018. Apropiaciones de la ciudad. Género y producción urbana: la reivindicación del derecho a la ciudad como práctica espacial. Barcelona: Pol·len Editorial El "derecho a la ciudad", término acuñado por Henri Lefebvre en 1968 pocos meses antes del mayo francés, parece estar viviendo una nueva primavera. No es exagerado decir que su uso se ha vuelto casi cotidiano en medios de comunicación y debates políticos y académicos. Así, desde hace un tiempo es frecuente encontrar,
more » ... e encontrar, incluso, alusiones reiteradas a este concepto entre aquellos y aquellas antiguas activistas que hoy se encuadran en los conocidos como "nuevos municipalismos" (Mansilla, 2017) . En lo que respecta al Estado español, debido a las características propias de su marco competencial y de acción administrativa, el derecho a la ciudad tiene su principal campo de aplicación y batalla política entre los movimientos sociales urbanos (MSU) (Castells, 1997), así como en ayuntamientos y corporaciones locales. Los ejemplos de su instrumentalización en ciudades como Barcelona y Madrid son elocuentes en este sentido. Así, en el Manifiesto de apoyo a Barcelona en comú, publicado en vísperas de las elecciones municipales de 2015, el derecho a la ciudad venía explícitamente recogido cuando se mencionaba que las ciudades se habían convertido en "un escaparate al servicio de las políticas neoliberales que dificultan la vida y la convivencia en la ciudad. [Poniendo] en riesgo el derecho a la ciudad de los vecinos y vecinas" 1 . Esta alusión directa no fue tan expresa en el programa de Ahora Madrid 2 , la candidatura municipalista que actualmente gobierna la capital de España. Sin embargo, esta sí recogía algunos elementos vinculados a la concepción catalana del término. Expresiones como "vecinos y vecinas", "ciudad al servicio de los intereses de unos pocos" o "convivencia" aparecían recogidos aquí y allá en las propuestas madrileñas. Algo común también a ambas candidaturas fue el hecho de dejar de lado en sus documentos expresiones que, tradicionalmente, se habían venido usando desde la izquierda para calificar las prácticas de gobernanza municipal de las últimas décadas. Así, términos como "capitalismo", "neoliberal/neoliberalismo" (con la excepción arriba señalada) o "clases sociales" fueron aparcadas en aras de una aproximación pragmática centrada en los problemas directos de una ciudadanía 3 siempre presente. 1 Las cursivas son mías. Para más información sobre el 'Manifiesto' ver: https://barcelonaencomu.cat/es/manifiesto-de-apoyo. Sobre el programa electoral de Barcelona en común (BeC) ver: https://barcelonaencomu. cat/sites/default/files/programaencomun_cast.pdf. Es justo señalar que el programa de BeC sí recoge en una ocasión el término ‹clases sociales› al referirse a los embarazos adolescentes (pág. 41). 2 Para más información ver: https://ahoramadrid.org/ahora-madrid/programa/. El Manifiesto por Madrid, publicado por el Observatorio Metropolitano, documento que actuó como base teórica-programática de una parte de lo que posteriormente fue Ahora Madrid, recoge en su última página "la gran oportunidad para reactualizar ese viejo 'derecho a la ciudad '" (2009: 70) 3 El antropólogo Manuel Delgado se refiere a esta forma de actuar como "ciudadanista" (Delgado, 2016).
doi:10.5209/raso.63772 fatcat:msjqizroj5by5jfzfwcee4hzna