La moneda viviente

Alejandro Torres Ocampo
2010 Criterios  
Si se piensa por un instante en algo que el dinero no pueda pagar dado que carezca, en apariencia, de valor de cambio; que no sea posible transar monetariamente, se aviene a la mente algo imposible, tu esposo o esposa, por ejemplo. ¿Qué tan dispuesto, como en la novela de la propuesta indecente, se está a ceder por una noche a cambio de dinero lo tabú, lo impensado, lo perverso? Se dice que ya no hay frontera en la carrera por obtener gratificación, ganancia; que la última región -nuestro
more » ... gión -nuestro cuerpo-es ya hace rato la unidad de cambio cuyo valor se construye en una sociedad que desea más de lo que necesita y transita desde por el territorio del fantasma de lo apropiable o producible económicamente y por tanto, como frontera transgredible, nuestra piel se hace mucho tiempo negociable. Pierre Klossowski arroja en este pequeño texto una propuesta sugestiva a repensar el fenómeno de un modelo social industrial que pondera la producción y el consumo por encima de las necesidades y el deseo. Sugiere que hay una nueva unidad de intercambio entre
doi:10.21500/20115733.1940 fatcat:xqyoantw3nebfh53cl2d4q3574