Beneficio Clínico: beneficio ¿para quién?

A. Duque-Amusco, L. de la Cruz Merino, A. Albero Tamarit
2004 Oncología (Barcelona)  
En los últimos años, la expresión Beneficio Clínico (BC) se ha asentado de forma definitiva en la Oncologia Médica para definir distintas situaciones que estimamos que están muy alejadas del sentido real que debiéramos asignarle. Sucede como con la evidencia, cuya traducción al castellano sería "prueba" pero que seguimos manteniendo con la grafía más próxima a la inglesa y, a partir de este momento, parece que le damos un carácter irrevocable a datos o conceptos que arrojan cierta luz pero que,
more » ... ierta luz pero que, en modo alguno, constituyen una evidencia irrebatible (como es inherente a cualquier evidencia). La XXII edición del Diccionario de la Lengua Española define beneficio como: "Bien que se otorga o se recibe" y que ya, en la propia definición, comienza a tambalear el concepto de BC. Pero no se trata de una expresión exclusiva de la Oncología, sino que se ha aplicado y está presente en otras muchas especialidades médicas o quirúrgicas con el mismo o parecido significado. En 2000, Jain 1 publica la revisión del tratamiento con mitoxantrone (fármaco de uso habitual en Oncología) en la esclerosis múltiple. Entre otras consideraciones, el autor indica que existe BC porque se ha demostrado que el fármaco, aplicado a las mismas dosis y con la misma frecuencia que en los pacientes oncológicos, reduce de forma significativa el número de crisis de la enfermedad. Pero en Oncología, ¿en qué procesos se habla con mayor frecuencia de BC? Esencialmente en: 1. Tratamiento hormonal, en primera o segunda línea, del cáncer avanzado de mama. 2. Resultados de la quimioterapia paliativa en el cáncer avanzado de pulmón no microcítico, y 3. En quimioterapia paliativa de diversos tumores digestivos, especialmente colorrectal y pancreático en situación avanzada. Salvo en el primero de los casos, el BC se aplica a tumores poco sensibles a la quimioterapia en situación metastásica y con escasas tasas de respuesta. No existe ningún trabajo en el que se aplique el criterio del BC a los resultados obtenidos con quimioterapia en cáncer de mama metastásico, a otros tumores quimiosensibles o incluso a aquellos quimiocurables cuando, realmente, en estos casos sí podemos hablar de beneficio sin riesgo a equivocarnos. Cuando se permiten -como en cánceres avanzados de pulmón y colorrectal-estudios que comparan la quimioterapia con el mejor tratamiento de soporte, es que hubiera sido posible una supervivencia similar y de hecho, aunque los trabajos clásicos demuestran la superioridad en la supervivencia con significación estadística, las cifras absolutas no tienen una repercusión clínica notable. Este tipo de estudios no hubiera sido posible -por motivos éticos-en otros procesos oncológicos donde, entre tratar y no tratar, las diferencias en la supervivencia habrían de ser abismales. Pero, ¿a qué llamamos, generalmente, BC en Oncología? Generalmente, a la suma de las respuestas objetivas (completas y parciales) y las estabilizaciones cuando éstas duran al menos seis meses (24 semanas). ¿Por qué esta situación equivale a BC? Porque la supervivencia de los pacientes con tumores que responden es aproximadamente la misma de la de los que presentan enfermedad estable, y significativamente superior a la de los enfermos cuya enfermedad progresa. Este es un hecho conocido en la oncología desde antaño; incluso en determinados procesos, la supervivencia de los pacientes en respuesta completa es superior a la de los que están en respuesta parcial. El problema radica en que estamos hablando de neoplasias poco sensibles a la quimioterapia, en las que, en el mejor de los casos, se consiguen respuestas parciales. La pregunta que emerge de la consideración del BC en Oncología es: las estabilizaciones, en cuanto a supervivencia, ¿son tan buenas como las respuesta objetivas o éstas tienen tan poca repercusión como las estabilizaciones? Las largas estabilizaciones en tumores colorrectales avanzados son un hecho frecuente e independiente del tratamiento. Si nos centramos en el cáncer de mama metastásico, en la Tabla I se recogen los resultados de dos estudios que comparan anastrozol y tamoxifeno como primera línea de tratamiento hormonal paliativo 2, 3 . Editorial Beneficio Clínico: beneficio ¿para quién?
doi:10.4321/s0378-48352004000500001 fatcat:ts4wdrxnafhd7e25z2dk5szz6q