Benjamin D. Hopkins, 'Ruling the Savage Periphery. Frontier Governance and the Making of the Modern State', Harvard University Press, Cambridge, London, 2020. 288 páginas. ISBN: 9780674980709

Miguel Á. Sánchez Fuentes
2020 Foro Interno  
Ruling the Savage Periphery. Frontier Governance and the Making of the Modern State, Harvard University Press, Cambridge, London, 2020. 288 páginas. ISBN: 9780674980709. Si existe un concepto que atrae el interés de muchas ciencias, incluida la ciencia ficción, es sin duda alguna el concepto de frontera. Y es algo muy comprensible ya que la frontera es aquello que está en ese un poquito más allá, en ese lado que realmente no llegamos a ver o entender, y que nos atrae, nos altera, nos aterra,
more » ... era, nos aterra, nos intriga. Nos domina el inconsciente. El concepto de frontera representa ese punto en el que dejamos de ser soberanos y que, además, nos envuelve. Sentimos de hecho respeto y fascinación por aquellas personas que saben ir un poquito más allá que el resto, aquellas personas que llegan a entender, si no dominar, lo desconocido mientras que la mayoría optamos por darnos la vuelta y quedarnos en un lugar seguro. Y cuando esto implica causas nobles, como pueden ser investigaciones farmacéuticas para el desarrollo de la vacuna de un virus, es una labor encomiable. Pero el problema es que, en ocasiones, este hecho de dominar lo desconocido tiene como objetivo saciar violentamente un deseo de dominación, poder y expansión. Mucha tinta, y también mucha sangre, se ha derramado tratando de definir la frontera "ideal"...La frontera es un espacio ideacional marcado por manifestaciones específicas del poder estatal y la autoridad política (p. 14) 1 . Y es esto lo que Benjamin D. Hopkins 2 , o así lo interpreto, nos quiere mostrar en este libro. Es cierto que quizás no es esta la forma de discurso que sigue el autor. Ni quizás sea siquiera su intención el llevar una reflexión sobre el gobierno de la periferia salvaje hacia una reflexión sobre la naturaleza del ser y la gobernabilidad de uno mismo. Pero una de las cosas que hace a un libro interesante, y recomendable de leer, es que sea capaz de generar sinergias con los intereses del que lo lee. Y este libro es muy interesante. De hecho, el libro, estructurado en una introducción, seis capítulos y una conclusión, supone un repaso historiográfico lleno de datos, nombres, fechas, documentos y acontecimientos históricos destinados a demostrar cómo, en la segunda mitad del siglo diecinueve, los Estados estaban siguiendo unas técnicas y tácticas muy estructuradas para conquistar las fronteras y establecer un dominio sobre ellas. Y la labor del autor es, desde luego, muy convincente. Aunque también, en ocasiones, nada fácil de seguir. La dicotomía fundamental que estructura la narración es la división del mundo en el imaginario de la época entre salvajismo y civilización. Esas son las dos partes de la frontera que representan la anarquía frente al orden, la violencia frente a la paz (p. 1). Esa era la lógica del liberalismo de la época y la que estructuraba, desde luego, las políticas imperiales-coloniales. Unas políticas destinadas a la expansión de un sistema económico que acabaría siendo, si no lo era ya, el hegemónico: el capitalismo. Y desde luego que ese dominio de la frontera era algo central para el capitalismo en la segunda mitad del siglo diecinueve. El elemento que liga ambos conceptos es el de propiedad y es hacia ese terreno donde nos quiere llevar el autor.
doi:10.5209/foin.71848 fatcat:f7y5bnoxkrcpjlhrwoj3s2iwt4