La escritura de los cuerpos en La vorágine (la historia de lo inefable)

Isabel Alicia Quintana
1996 Revista iberoamericana  
The very fact that a person looking straight forward at her physical image in the mirror or looking down at her own embodied circumference "sees" that she is "not just" and "much more than" a body. Behind the surface of the face in the mirror is blood and bone and tissue but also friends, cities, grandmothers, novels, gods. Elaine Scarry As long as an individual (the subject) keeps on writing, he is not dead; in fact he is in fine shape, only unpresentable. He authorizes nothing. He lends
more » ... ing. He lends credibility to no system of verisimilitude. He is just there, as the condition of possibility for his other, the text. Michel de Certeau Leer La vordgine en los (iltimos pliegues de este milenio nos hace, en cierta forma, transitar por algunas de las obsesiones de la literatura latinoamericana de este siglo y parte del siglo XIX. La busqueda de una esencia, el viaje como retomo a los origenes, son los temas que recurrentemente aparecen en las obras, aunque, reconceptualizados de modos diversos (desde el Facundo de Sarmiento a Los pasos perdidos de Carpentier). Sin embargo, l o que hace del texto de Rivera una obra "inquietante" es que dichas categorias aparecen de manera problematizada. El viaje que realiza el protagonista, puede afirmarse, es un trayecto en donde se desarticula el paradigma de la novela de latierra en tanto buisqueda de un modelo de lo nacional (distinto a l o que sucede en Don Segundo Sombra de Ricardo Giiiraldes o Dona Barbara de Rbmulo Gallegos). Sumergido el texto en el diAlogo con las escuelas literarias heredadas (romanticismo, realismo, naturalismo y modemnismo) avanza, a partir del titulo mismo, devora.ndolo todo. En este gesto, a su vez, se produce una distancia parbdica que busca desesperadamente elaborar un lenguaje para su objeto textual: la selva y los caucheros. Escribir sobre ella se tomnarA en Ia obsesion de Cova, el protagonista de la obra. En una Pura proliferaci~n de signos producidos en un medio mbrbido, la escritura se escabullirA entre el caucho mismo, blanco, lechoso y mortal. ProducirA sus marcas en la corteza de las arboles desangrados. Pero, sobre todo, estallarA en los cuerpos de los caucheros. Asi, veremos, como bajo el recorrido fatal de la sustancia tan codiciada (el caucho), la escritura y los cuerpos se verAn amenazados pero, tambidn, irrumpiran violando los espacios del texto perturbando su deseada estabilidad.
doi:10.5195/reviberoamer.1996.6287 fatcat:r3mu7fhhljgcvbjij35ji52mfy