Notas bibliográficas

Margherita Morreale, José Manuel Pedrosa, Fernando Gómez Redondo, Víctor de Lama, Antonio Cortijo Ocaña, José M.ª Enguita Utrilla, Rafael Rodríguez Marín, Pilar García Mouton, María José Serrano, Gloria Corpas Pastor
1995 Revista de Filología Española  
c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc) http://revistadefilologiaespañola.revistas.csic.es NOT AS BIBLIOGRÁFICAS Towards a S~"'ht.rilf Bsays 0" tht Nn» Philolog" ed. de Keith Busby, Amlterdam-Atlanta, 1993, 137 págs. Como lectores asiduos de la prestigiosa revista de la Medieval Acaderny of America, S;uullml, nos interesamos mucho en su día por los nuevos horizonte. que .e nos prospectaban en una serie de ensayos muy estimuladores para el
more » ... imuladores para el quehacer filológico concebido en sus varias dimensiones, y también nos extrañamos no poco ante el abierto desprecio que se deparaba a figuras sefieras del siglo pasado, como Gaston Paris y Joseph Bédier y otro, eximios estudiosos, y también a a lgunos del nuestro l . Con ese regusto por la contraposición ofd/ nn», en la Que old siempre lleva las de perder (como sucede tan a menudo en aquella parte del mundo, aunque nosotros no nos vamos c¡uedando cortos), el número de la revista, a cargo del coordinador Stephen Nichols, venía dedicado a lo que los autores llaman NftIJ Pltilology o la Filología renovada. Nichols se presmtaba también como el autor del primer ensayo titulado N Introduction : Philology in a Manuscript Culture", págs. 1-10, en que insistía en los métodos contrastivos que llama .. contemporary cognitive methodologies " (pág. 1), remitiendo a l enfoque psicoanalítico de ]acquCl Lacan, y relacionando el concepto de la Filologla tradicional con "ti nacionalismo politico y ti positivi5mo dentlfico del s. XIX" , para emsalzar por contraste 135 que llama N manuscript cultures" (pág. 7), por contraposición a la .. cultura del texto impreso" ("the print culture"), objeto, según él, de la Filología a la antigua. Nicho!s ya se habla selialado como editor de otro número especial de la revista. Tlle R 01Plotlic Rroinv 1, donde también publicó como introducción el ensayo "The New Medievalism: Trac1ition an Discontinuity in Medieval Cultuns" (págs. 1-26) l . , Se volvió a publicar revisado en M. S. Brownlee et al .• Tlle Nnv MedinJalUm. Paralla.r RtvUioM ll{ Cultt4,-e and Soriel)' , Baltimore : ]ohns Hopkins, y Londres, 1991 ; (c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc) http://revistadefilologiaespañola.revistas.csic.es ISO NorAS BJBLUlt;RÁP¡CJ.S RFE, LXXV, 1995 De los ensayos incluidos en Spt'Culum es más fácil resumir los ataques contra la Filología tradicional, que se desecha como anquilos.da y de escaso ¡ntercs hoy, que delimitar 10 que la .. Nueva Filología" pretende ser; denominador comÍln de buena parte de ellos es la exaltación de Bcrnard Cerquiglini, en su ensayo 1:.109e de la variante: hulaire criliqur de la phi/ologie t, conocido tambi¿n en Espafia y en Italia' por su exhortación, estimuladora pero extremosa, a que 105 estudiosos de las lenguas y literaturas medievales n05 detengamos más en los manuscritos, dando el justo peso a las variantes, a los cambios deliberados por parte del autor o de los copistas, a los ralgos dial~tales. al contenido cultural de lu iniciales y capitales con su mensaje y función mas que ornamental, y nos valgamos de las metodologías recientes de la lingüística (como si la Filología hasta ahora se hubiese dt:sarrollado en un aislamiento total, cuando la apertura a olros domicilios del saber pertenece a su propia esencia humanística f) , y también de la antropología cultural, del psicoanálisis, e incluso de la historia moderna. En ninguno de nuestros dos países, sin embargo, el librito de Cerquiglini ha suscitado tanta adhesión o reacción como en EE. VV. Los colaboradores del número de Spc,utum, con la única excepción de Siegfried Wem:el "Reflections on ( New) Philology ", págs. 11-18, se hacen eco de los epítetos peyorativos de Cerquiglini contra la Filología tradicional, como si la profesión, acoquinada por el avance de la ciencia y técnica, y de por si tendiente al masoquismo, no esperara otra cosa para castigarse a sí misma. A raíz de tos ensayos de la Roma"" RnMw, para el estudio de la Edad Media, y Nichols, abogando por una vuelta v i/al a la Edad Media, que considera más congenial con nuestra época (mientras que d Ncw HiIto,.icitm vuelve al Renacimiento), presenta el MtdiIwJismo "cno!JOdo como "a revisionist movement in Romance medieval studies that is resolutely eclectic yet relatively consistent in its concerns and presuppositions" (oponiéndose al formalismo de Rohert Guiette, Paul Zumthor y otros, como también al positivismo del siglo pasado), y pide que se adopte como metodología especifica " a predisposition to interrogate and refonnulate assumptions about the discipline of medieval studies broadly conoeived". En particular, el estudio de las iluminaciones de los manuscritos a la luz de Lacan y "through the paraJlax between verbal and visual forros" , llevaría al descubrimiento de lo subconsciente, mientras que los medievalistas tradicionales se limitarían, según él, al examen de las iluminaciones como explicaci6n del texto escrito. 4 París, Senil, 1989, 123 págs.
doaj:d11d33515c0e412282571104fc9ffb18 fatcat:i6x2rvqzozgm5fve6pzni6vpkm