Wittgenstein, Tractatus logico-philosophicus. Traducción, introducción y notas de Luis M. Valdés Villanueva

Luis Fernández Moreno
2010 THEORIA : an International Journal for Theory, History and Fundations of Science  
Tractatus logico-philosophicus. Traducción, introducción y notas de Luis M. Valdés Villanueva. Madrid: Tecnos. Esta edición del Tractatus logico-philosophicus consta, en primer lugar, de una Introducción del Prof. Valdés, destinada a presentar el contexto biográfico y filosófico en el que se sitúa el Tractatus, así como las principales tesis sostenidas por L. Wittgenstein en el mismo; a esta introducción le sigue la traducción de la Introducción de Russell y del Tractatus propiamente dicho,
more » ... as de cuyas proposiciones vienen acompañadas de notas explicativas; por último, figuran tres anexos, uno de ellos recoge opiniones sobre Wittgenstein, mientras que los dos restantes constan, respectivamente, de un glosario de símbolos y de un índice analítico. Como es sabido, hay otras dos versiones del Tractatus en castellano. La primera, a cargo de Enrique Tierno Galván, apareció en 1957, publicada por la Revista de Occidente; la segunda, obra de Jacobo Muñoz e Isidoro Reguera, fue publicada inicialmente en 1987 por Alianza Editorial -en lo siguiente me referiré a ella como "TLA" -. Hasta el momento ésta era la mejor versión del Tractatus en castellano. La aparición de una nueva edición del Tractatus en castellano parecería requerir, por tanto, cierta justificación. Efectivamente, si se compara esta nueva edición -en lo siguiente la denominaré "TLT" -con TLA, se constata que hay importantes diferencias entre ellas y la mayoría de estas diferencias hacen preferible y, por tanto, justifican esta tercera edición. Las diferencias a destacar comienzan por las concernientes a la traducción. Así el sustantivo "Unsinn" y el adjetivo "unsinnig" son vertidos en TLA mediante la expresión "absurdo", mientras que juzgo más acertada su traducción por "sinsentido", la opción seguida en TLT, pues esta traducción es terminológicamente más adecuada para establecer el contraste entre las proposiciones a las que se aplica dicho adjetivo y los dos restantes tipos de proposiciones: proposiciones con sentido (sinnvolle Sätze) y proposiciones carentes de sentido (sinnlose Sätze). Por otra parte, en TLA se traduce el verbo "bestehen" -y análogamente sus expresiones derivadas -como "darse de modo efectivo", salvo en las proposiciones 2.024, 2.027 y 2.0271, donde se traduce por "persistir". En TLT el verbo "bestehen" se vierte en estas tres proposiciones mediante "subsistir", mientras que en los demás casos dicho verbo -y correlativamente sus expresiones derivadas -se traduce por "existir", traducción más apropiada que la de "darse de modo efectivo". Las expresiones cuya traducción en TLT considero más atinada que en TLA son numerosas; p.ej., "Erläuterung", "Sachlage", "Sprachlogik", "Urbild", "Zeichenform" y "Zeichensprache". Dos ejemplos de expresiones donde mi preferencia está del lado de TLT son dignos de mención, pues muestran que en TLT se ha tomado más en consideración la bibliografía pertinente, entre la que se encuentra la correspondencia entre L. Wittgenstein y C.K. Ogden, que, junto con F.P. Ramsey, fue el traductor de la primera versión inglesa del Tractatus (esta correspondencia puede consultarse en L. Wittgenstein, Letters to C.K. Ogden with Comments on the English Translation of the Tractatus Logico-Philosophicus, ed. a cargo de G.H. von Wright, Oxford, Basil Blackwell, 1973). En TLA se traduce la expresión "die Fühler" (prop. 2.1515) por "los tentáculos", mientras que en TLT se traduce por "las antenas"; el comentario de Wittgenstein en la obra recién citada acerca de tal proposición (p. 24) avala la traducción de TLT y torna claramente incorrecta la de TLA. Más importante es la traducción de los giros del tipo "Wie es sich verhält" (prop. 4022) y "Es verhält sich so und so" (prop 4.5) -esta última afirmación expresa, según Wittgenstein, la forma general de la proposición -; aquí también la traducción de TLT está claramente más acorde que la de TLA con la intención de Wittgenstein -véase pp. 26 s. y p. 30 de la obra mencionada -. No obstante, hay algunas expresiones, aunque muy pocas, cuya traducción en TLA considero más acertada que en TLT. En especial, prefiero, como en TLA, la traducción del sustanti-
doi:10.1387/theoria.426 doaj:89681dea1461484bb30dba863ea78bc0 fatcat:eah66fiakfg23dblx44grybvpm