En Wháshington

Santiago Marín Vicuña
1924 Atenea  
Bueno es aquí dejar constancia que la cita dada en Santiago dos meses atrás por el Embajador de los Estados Unidos, Sr. Collier, para que estuviéra mos en el Raquet Club de Washington el día 2 de Junio, se había así cumplido al pie de la letra, apesar de los 15.000 kilómetros que separan ambas capitales. Nuestra primera visita fué dedicada al Secretario de Estado, Honorable Charles E. Hughes, que nos recibió en su palacio con característica y prover bial amabilidad. Mr. Hughes, con su figura
more » ... a, imponente y aristocrática, cautiva desde el primer momento, admirándosele en su correcto vestir y en su marcial apostura. Cuando habla, mira a los ojos de sus oyentes con rara detención, como interro gándoles si sus palabras concuerdan con el sentir y desear de quienes le escu chan, y salpicando los encantos de su dicción, con una sonrisa de benevolencia y afecto no comunes. De ahí el agrado e impresión que dejan sus discursos y el esfuerzo que uno hace por retener en el cerebro las características de su aristocrático rostro y el buen decir de sus expresiones. -«Vuestra visita a este país, nos dijo, tiene alta significación, no sólo por « la importancia de los problemas que vais a tratar, sino también porque ella « es la indicación de una de las fases que tienen más relieve en el desenvolvi-« miento pan-americano. Es una circustancia feliz que todas las cuestiones que « hasta el presente han sido un obstáculo al desarrollo de más estrechas rela-« ciones de amistad entre las naciones de América, se estén gradualmente resol-« viendo por el procedimiento metódico de Conferencias. Compromisos y Arbi-« trajes. Con la solución de esas cuestiones, estamos entrando en una nueva fa-« se de las relaciones en el Continente americano. «No se trata ya simplemente de eliminar todas las materias que podrían dar « lugar a diferencias, sino de desarrollar una política positiva, mediante la cuál « los mejores pensamientos y los experiencias de cada Nación americana sean « puestos a la disposición de todas. Tal es el verdadero espíritu del pan-ameri-« canismo-consfrucfivo, que está destinado a dar al mundo un nuevo y más alto « ideal de relaciones internacionales». «-El perfeccionamiento de los medios de comunicación, agregó, es una cues-« tión que está más íntimamente relacionada con el desenvolvimiento democrá-« tico de lo que ordinario se piensa. El perfeccionamiento de las comunicacio-« nes implica la eliminación del regionalismo y contribuye en no pequeña medi-« da al desarrollo de una inteligente opinión pública. «Los problemas a los cuales consagráis vuestro estudio tienen, además de « su significación nacional, una importancia internacional. La construcción de ca-* minos engrandece el mercado para vuestros productos y esta multiplicación « estimula a su vez la producción y da por resultado un adelanto económico » general. Este estímulo a la producción es una materia en la cual los Estados « Unidos tienen profundo interés, desde luego, nosotros somos vuestros clientes. « en una considerable proporción, de vuestros productos agrícolas y mineros. Hizo después leve pausa y. tras un afectuoso recuerdo de la Quinta Con-
doi:10.29393/at8-141smew10141 fatcat:6scqwvsxtrhk5eq6whj67cdney