Paulo Freire: pedagogía de la libertad Nueva arma de guerra Por Nereida López Contenido

Nereida López, Óscar Guzmán, Gloria Profesora, Ted Medina-Sancho, Bergman
unpublished
Nuestra sociedad, la sociedad capitalista, engendra valores que tienden a perpetuar su sistema, su organización y sus modos de operación cultural y económica. En este sistema, el pobre, el que no tiene medios para hacer prevalecer su visión y necesidades queda excluido del discurso social. Es, el <>, en un siste-ma que lo condiciona y margina de manera permanente. Derrumbar el muro que separa al <> de la tradición burguesa mediante la praxis educativa ha sido una propuesta social y política
more » ... amente postergada. En su libro seminal "Pedagogía del oprimido", Paulo Freire propone el desalojo de sistemas educativos antiguos, sesgados y opresores para presentar una nueva pedagogía donde educadores y educandos trabajen juntos para desarrollar una visión crítica del mundo en que viven. Su pedagogía incorpora la necesidad de los marginados, del po-bre, de los excluidos de los beneficios de la sociedad acomodada. En su educación liberadora Freire parte de la idea de que nuestras sociedades, todas, sin excepción, son sociedades de opresión. Sociedades donde abundan seres alienados y mutilados por una sociedad orientada a la reproducción del capital, y no al desarro-llo humano. Asimismo, Freire entiende que la inclusión positiva del <>, del silenciado, es la cuenta a saldar por educado-res en una nueva praxis de educación concientizante. La pedagogía freiriana nos sugiere un planteamiento dialécti-co; en otras palabras, el educando como ente partícipe del mundo que lo envuelve. Permitiéndose, de esta manera, una interpreta-ción más acertada de la realidad y una participación más decidora en torno a sus intereses. Uno de los matices teóricos de acción cultural y pedagógicos necesarios para la promoción de igualdad entre educador y educando propuesta por Freire es la acción dia-lógica. La dialogisidad se funda básicamente en la colaboración, la unificación de criterios, la organización y la síntesis cultural. Continúa en la página 2 Edición, N. 7 miércoles 1 de diciembre La Educación es el arma más poderosa que le podemos brindar a nuestra comuni-dad latinoamericana. Después de tantos años de existencia, es momento de darnos cuenta que la falta de educación es la razón por la cual Latinoamérica sigue con hambre de pro-greso. Si naciste en cualquier pueblo latinoa-mericano o si eres como yo, descendiente de migrantes, tenemos la responsabilidad de buscar el ascenso a una vida mejor para to-dos. Esto se logra con la educación, y al educarnos daremos el ejemplo a todos aque-llos que vengan después de nosotros. Con el tiempo, el poder de la educación nos dará una voz valerosa que no podrá ser ignorada. ¿Pero qué hacer cuando se nos presentan tantos obstáculos al querer educarnos? Aquellos que saben del verdadero poder de la educación nos han puesto y nos seguirán poniendo obstáculos en el camino pero esto no puede ser una excusa. Es tiempo de dejar de pedir que nos brinden la oportunidad de educarnos porque la educación es del que la quiera. El acusar a otros por nuestra falta de progreso es la primera muestra de nuestra falta de educación. Al momento en que nos acusemos a nosotros mismos, será el momen-to en que la verdadera educación inicie.
fatcat:fiybo2oh2naurbndi4qjlo6dyy