La literatura de fútbol, ¿metida en camisa de once varas?

Yvette Sánchez
2014
Los Mundiales suelen brindar la coyuntura perfecta para la eclosión de reflexiones y ficciones futboleras. Con ocasión del campeonato de Alemania de 2006, las librerías nos ofrecieron un surtido sustancial de publicaciones, en las que los literatos del mundo se entregaban a elaborar narrativa breve y ensayos sobre el tema. La gran cantidad nos lleva a la pregunta inexorable de si, en términos de calidad y atractivo, la literatura está a la altura del fútbol, de si puede hacerle frente. ¿O es
more » ... le frente. ¿O es que al intentar congraciarse con él, se acaba vistiendo con plumas ajenas? ¿Le quedan grandes las once camisetas (que no varas), en las que intenta meterse? Ahora si el fútbol se convierte en relato, tal vez es mejor que sea oral, en combinación con la sensualidad colectiva, la emotividad y la distracción de sonidos y ruidos desenfadados... Con el desahogo que supone la oralidad de los locutores, las gestas deportivas fluyen sin pausa ni aliento, en forma poética, casi onomatopéyica, mientras que en el fútbol escrito la expresión nos parece como si se enfriara.
doi:10.18441/ibam.7.2007.27.131-142 fatcat:fyuvwfgrrrbjjnqhur2hlkaj4e