LA HISTORIA DE LA INFANCIA, UNA HISTORIA POR HACER

René Meza
2001 unpublished
INTRODUCCIÓN EN NUESTROS DÍAS, el niño se ha convertido en un sujeto activo de derechos. Tanto los cambios sociales y políticos experimentados por la sociedad como la aceptación de una nueva representación social de la infancia por parte del mundo adulto han determinado la difusión de una especial sensibilidad sobre la niñez, en la cual se enfatiza el mejoramiento de sus condiciones de vida y se favorece el desarrollo de soluciones a sus problemas. A nivel mundial, ello se ha hecho sentir en
more » ... hecho sentir en los foros de Naciones Unidas, organización que ya en 1989 aprobó un texto vinculante para todos sus Estados miembros con el compromiso de reconocer y respetar todos su derechos. Esta valorización de la infancia como tal ha significado, por un lado, la identificación formal de este período de la vida humana, y, por otro, la autonomización de sus efectivos. En otras palabras, ha llevado-o tal vez debiéramos decir que debería llevar-al abandono de la subordinación del niño al adulto, hecho que lo ha obligado a actuar como tal antes de serlo. La presencia del niño en la historia ha sido una auténtica «presencia oculta», lo que dificulta enormemente la tarea del historiador cuando quiere identificar sus huellas, ya que casi siempre éstas se confunden con las de la vida de los adultos. Dar voz a este silencio histórico es una tarea difícil y compleja, pero no imposible. ¿Cuándo se es niño y cuando se deja de serlo? Por lo general, se pri-vilegian aspectos cronológicos cuando se intenta precisar la condición de la niñez y su paso a la adolescencia o a la vida adulta. Sólo en la primera mitad del siglo XX los diccionarios comienzan a enfatizar consideraciones de
fatcat:iirnli2y5fditcsg4sp4h2ebgu