Factor analysis of meaning

Charles E. Osgood, George J. Suci
1955 Journal of Experimental Psychology  
Aviles n 1957, OSGOOD, SUCI y TANNEN-BAUM publicaron (1) el resultado de sus investigacionees sobre una técnica destinada a medir el significado de las palabras, que se conoce con el nombre de «diferencial semántico». La hipótesis subyacente es la de que el significado de una palabra incluye para un individuo no sólo la significación más patentemente denotativa, sino también otros componentes más sutilmente connotativos, menos fácilmente describibles, y que son los que realmente interesan al
more » ... nte interesan al psicolingüísta. El propio Osgood es considerado como uno de los pioneros de la psicolingüística. La medida de esos elementos connotativos del significado es obviada, entre otros métodos de escalamiento, por el diferencial semántico. El sujeto tendrá que proporcionar una serie de calificaciones cuantitativas de una palabra en diversas escalas de adjetivos bipolares. La «significación» de ese término para una determinada persona será dada por el perfil resultante en las diferentes escalas de adjetivos. La investigación semántica a que hacemos referencia es fruto de un largo proceso de maduración. La inicia Osgood ya en 1952, en consonancia con estudios previos en materia de cinestesia y de medición de los estereotipos sociales (2). Pero en aquella época faltaba aún todo el trabajo de análisis de factores, fundamental para la selección de las escalas que hayan de emplearse en el dife-(1) OSGOOD, CE.; SUCI, G.J. y TANNENBAUM, P.H. The measurement of meaning. Urbana: Univer. of Illinois Press. 1957. (2) OSGOOD, CE. Curso superior de psicología experimental. Trillas. México, 1971, pág. 950. rencial semántico, así como las diversas comprobaciones de su validez, fiabilidad... necesarias a la hora de estandardizar cualquier test. Los resultados de ese análisis factorial se publican en 1955 (3). A través de las calificaciones de muchos objetos en esas escalas de adjetivos bipolares, Osgood y Suci descubrieron tres factores generales: el factor valorativo, que satura intensamente las escalas «bueno-malo», «valipsosin valor», «agradable-desagradable», «bello-feo»...; el factor de potencia, que satura las escalas «fuerte-débil», «grande-pequeño», «pesado-ligero»...; y el factor de actividad, que satura las escalas «activo-pasivo», «rápido-lento», «agresivo-no agresivo». De los tres factores, el valorativo, es, sin duda, el más relevante, por cuanto mide la valencia de los diversos componentes de una actitud. De ahí que, promediando los puntajes de calificación de una muestra en las escalas más saturadas de ese factor valorativo, podremos medir cuantitativamente la positividad o negatividad de su actitud frente a un determinado objeto. De los tres componentes que se asignan a las actitudes: cognoscitivo, sentimental y reactivo,. Osgood y sus colaboradores afirman que su test mide la valencia de los dos primeros. No obstante, ellos mismos sugieren que la validez predictiva de las calificaciones de su escala puede aumentar, combinando los puntajes de la dimensión valorativa con los correspondientes a las dimensiones de potencia y actividad. Con ello se insinúa la posibilidad de detectar el componente reactivo o inclinación a actuar de una manera determinada frente al objeto de una actitud.
doi:10.1037/h0043965 fatcat:snmobdndbbak5jomlwx4vtytv4