Urbanización del conflicto ¿Un asunto de Seguridad Ciudadana o Seguridad Nacional? [chapter]

Carlos Alberto Patiño Villa
2018 Memorias del Seminario Académico "Prospectivas en seguridad y defensa en Colombia"  
Si bien la cuestión del conflicto urbano es una situación que ha ido adquiriendo mayor fuerza en Colombia en los últimos años, parece estar lejos de solucionarse, en parte porque desde el Estado se piensa que lo urbano es una cuestión que ya está resuelta, y no parecería estar claro en qué debe consistir una política de seguridad ciudadana. El conflicto urbano, que va de la mano con el control territorial por parte de grupos ilegales, adquiere aún más relevancia a la luz de la firma del Acuerdo
more » ... de Paz, pues es necesario cuestionarse ¿Quién se quedará con el grueso de las áreas urbanas en Colombia?, teniendo en cuenta los retos que se presentan a futuro en las ciudades. Hoy en Colombia cerca del 78% de la población habita en áreas urbanas (Banco Mundial, 2017), lo que impacta no solamente la conformación territorial y geopolítica del Estado, sino que además le quita peso a la idea de conflicto rural, marcando un elemento clave en la conformación actual del Estado colombiano. Lo anterior permite dos perspectivas de lo urbano. Por un lado, no puede hacerse referencia a lo urbano desde la mirada tradicional, que no permite responder a grandes problemas de criminalidad; de tal forma que no puede tratarse lo urbano como un asunto de criminalidad menor, local, con organizaciones simples y de corto alcance. Por otro lado, aparece una similitud entre el caso de Colombia y otras regiones de América Latina frente al problema de lo urbano, visto desde la soberanía fragmentada y segmentada que tienen los distintos Estados sobre sus territorios. Así, la mayor parte de las ciudades en América Latina han crecido sin control estatal y sin posibilidades de normalización del mismo. Más de la mitad de las ciudades de la región son ciudades subnormales, que tomarán tiempo en normalizarse dentro de las áreas urbanas y que muy difícilmente han llegado a ser parte de ellas. Ejemplo de ello es que en las grandes ciudades colombianas, entendidas como Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla, entre otras, más de la mitad de sus territorios han crecido en el último siglo sin medidas de planificación y control, infraestructura urbana, centros de control, Fuerzas de Policía, planteles educativos, estructuras de justicia, ni controles para la legalización de actividades económicas, entre otros; esto ha favorecido el surgimiento de circuitos urbanos que no han estado bajo el control del Estado durante los siglos XX y XXI. Esto puede leerse a la luz de la "Hipótesis Belicista" de Miguel Ángel Centeno (2014), quien en su libro "Sangre y Deuda: Estado y construcción de nación en América Latina", plantea una idea clave para los Estados de América Latina (cuyo caso excepcional es Chile), y es que aquellos Estados que no se construyeron a partir de la práctica de la guerra -obteniendo así control territorial-, sino que por el contrario tuvieron una práctica de la guerra muy limitada, se forjaron sobre la base de un deficiente control territorial. Un reflejo de esto es que el Estado colombiano no controla la totalidad del territorio de ninguna de sus grandes ciudades, vale decir que entre más grandes y sofisticadas son las ciudades, el Estado tiene menos capacidad de controlarlas. Para ejemplificar, puede observarse el caso de Medellín, que cuenta con gran cantidad de grupos [*] Carlos Alberto Patiño Villa: Doctor en Filosofía, Magister en Lingüística y Magister en Filosofía
doi:10.25062/25008404.28.02 fatcat:tccbidhwyjf3foetqaevmjb2ui