Notas para un abordaje histórico de la explotación de los recursos naturales en América Latina

Brenda Rupar
unpublished
Las relaciones entre los hombres, desde los grupos de cazadores recolectores en adelante, se han configurado en torno al modo de resolver sus necesidades de subsistencia, en una forma específica de relación con la naturaleza, que implicó un salto cualitativo respecto de otras especies. Todas ellas forman parte y se adaptan al ambiente natural, al que modifican-de un modo "ciego"-según formas biológicamente determinadas. En cambio, el hombre va desarrollando una forma de relación que implica la
more » ... adaptación" creciente del propio ambiente a sus necesidades, la transformación creciente de la naturaleza a través de una forma de actividad ya no biológica sino histórica y socialmente determinada. Esa actividad transformadora, desde los primeros instrumentos (líticos o no), es lo que desde el marxismo se conoce como trabajo, en tanto actividad creadora sobre la naturaleza y productora de los propios hombres como seres tanto biológicos como sociales (Engels, s/d). A lo largo de la historia, tenemos entonces diferentes ensayos y formas en que se dio esa particular vinculación dialéctica del hombre con la naturaleza, vinculación en ningún caso de individuos aislados sino de hombres en cooperación y relación, de grupos, de pueblos. Desde esas primeras sociedades, esa relación de interacción entre el hombre y la naturaleza implica una forma particular de desequilibrio, de movimiento recíprocamente trasformador de ambos. Particular, pues está regido por esa forma específicamente humana, el trabajo inteligente (en tanto consciente, dirigido). 2 Nos encontramos a grandes rasgos con dos grandes maneras de organización social operante sobre la naturaleza, que no han dependido de la voluntad o grado de conciencia sino de múltiples factores de los procesos históricos de las sociedades, tanto del hombre y sus conocimientos, como de los medios para su trabajo: la cooperación igualitaria (es decir, sin apropiación de los frutos del trabajo social por parte de una grupo minoritario) y las sociedades de clases, en donde se presenta la explotación del trabajo ajeno, la apropiación por la clase explotadora del excedente productivo, como elemento central del modo de producción de la vida material y social. Dentro de este tipo, las formas que asumió, han sido las tributarias y esclavistas, las feudales (en sus múltiples formas y grados), y las capitalistas, basadas en el trabajo asalariado. Estos modos de producción se han verificado de una manera no sucesiva ni excluyente. Al mismo tiempo, si bien 1 Facultad de Filosofía y Letras (UBA), brendarupar@yahoo.com 2 Las relaciones entre las otras especies y el ambiente son también de desequilibrio y transformación, nunca de estabilidad y "armonía", aunque están regidas por otra legalidad, natural y no social, y se manifiesta en ritmos y escalas de tiempo muy distintos y prolongados. (Marx, 2002)
fatcat:vmj42uiuo5bh7nh5ruy3fncvvq