La prehistoria de las islas Chafarinas a través de la Arqueología

Juan Antonio Bellver Garrido
2017 Aldaba  
EL PAISAJE PREHISTÓRICO DE LAS ISLAS Las islas Chafarinas han podido ser difícilmente habitadas después de los tiempos prehistóricos debido a la ausencia absoluta de agua dulce. Desconectadas de las capas freáticas que m ueren en la cercana costa de la r egión de Quebdana, solo podían contar con la aportación hídrica que desde el cielo venía en forma de lluvia. Por eso, la historia de la vida humana en ellas tiene dos momentos bien definidos: el neolítico final a lo largo de la segunda mitad
more » ... quinto milenio antes de Cristo y la anexión española a partir de 1848. Entre ambos momentos, más de seis mil años, solo podemos adivinar visitas o establecimientos ocasionales de navegantes que consistían en un breve fondeo obligado por el mal estado del mar, pues la zona sur de las islas ofr ece protección contra los temporales . También podría aceptarse un poblamiento muy estacional vinculado a la recolección de alimentos, como los huevos de gaviotas y pardelas, o de la pesca. Es sumamente sugerente recrear el entorno que el hombre neolítico debió observar desde las cabañas semipermanentes que hoy sabemos que construyó en la ladera de la isla del Congreso. Su mirada bajaría hacia el v alle situado a sus pies, el que comunicaba la isla del Cong reso con Isabel II. El fondo de ese v alle se encontraba a más de treinta metros ladera abajo. El peñasco que forma hoy la isla de Congreso dominaría toda la enormidad del tómbolo arenoso, el de las gigantescas dunas que ponían en contacto la costa de Cabo del Agua (Ras el Ma) hasta el extremo norte de la actual isla de Isabel II, casi cuatro kilómetros de distancia. Los restos de las megadunas aún hoy son visibles al sur de la población de Ras el Ma, únicas en la geografía del Marruecos actual. En las orillas de aquellas dunas dormitarían numerosas focas monje que pasarían el tiempo div agando entre el otro gran cabo, el de Tres Forcas y el arcaico "cabo de Chafarinas". Descansarían
doi:10.5944/aldaba.37.2013.20536 fatcat:sl2et5mlabbjjf3bav56ezc224