Filters








1 Hit in 0.035 sec

Vivir una vida feminista de Sara Ahmed

Paula Martín Peláez
2019 Investigaciones Feministas  
Living a feminist life (2017) es el último libro de Sara Ahmed cuya traducción, Vivir una vida feminista (2018), se publicó en castellano a cargo de la Editorial Bellatera el pasado mes de Noviembre. En él, Ahmed, hace teoría feminista a través de su posición encarnada como mujer, lesbiana y racializada. Ella entiende la teoría de una manera experiencial en la que el propio devenir vital de los cuerpos que no entran en la norma, de los cuerpos que no se acomodan, provoca que se genere
more » ... se genere conocimiento de los espacios que se habitan. Así, entiende la universidad, donde ella trabajaba, no únicamente como espacio de trabajo sino también como espacio sobre el que ella trabaja y sobre el que está generando conocimiento. Permitiéndole, por tanto, cuestionar los relatos universales a partir de una perspectiva parcial, encarnada y situada siguiendo la estela de las epistemologías feministas. De este modo, para Ahmed, la teoría feminista "es lo que hacemos cuando vivimos nuestras vidas feministas" (p. 27). En la primera parte del libro, titulada "Hacerse Feminista", Ahmed, reflexiona sobre sus experiencias personales de acoso, malestares y tensiones relacionadas con el sexismo, entendiendo, por consiguiente, el proceso de socialización de una niña como un proceso violento de sometimiento en el que se acaba con la voluntad propia. Así, hacerse feminista significa poder poner palabras a las vivencias propias y entender cómo se produce esa violencia y qué cuerpos son susceptibles de sufrirla. El feminismo, por tanto, es un fenómeno de "bricolaje" o "autoensamblaje" (p. 48) en el que las historias de vida empiezan a cobrar sentido. Ahmed entiende que vivir una vida feminista, comprendiendo al feminismo como interseccional, supone denunciar las situaciones cotidianas de sexismo y racismo, por lo que ser feminista para ella está muy relacionado con generar conflicto. Así, las feministas negras y racializadas encarnan la figura de la "aguafiestas feminista" (feminist killjoy), se las ve como voluntariosas, perversas y causantes de infelicidad en los demás. La aguafiestas es una "paria afectiva" (p. 87) puesto que no le hace feliz lo que a la gente le hace feliz, como el matrimonio, la crianza o la heterosexualidad. En la segunda parte, "El trabajo de diversidad", Ahmed reflexiona a partir de su autoetnografía como agente de diversidad y de entrevistas a agentes de diversidad sobre este trabajo en las universidades. Entiende el trabajo de diversidad como la ocupación que encargan a los cuerpos que no habitan la norma institucional y que tiene como objetivo generar una institución más igualitaria; de esta forma, el trabajo de diversidad es teoría feminista. Ahmed describe los muros institucionales contra los que se chocan las agentes de igualdad y retoma la figura de la "aguafiestas feminista" para describir a estas agentes dentro de la institución universitaria. Concluye que el trabajo de diversidad únicamente realiza cambios estéticos y que es utilizado por la institución como herramienta de legitimación para demostrar la igualdad que Investigaciones Feministas
doi:10.5209/infe.62668 fatcat:j5r56huhtvcgdjgqhx4i7c7sae