Filters








1 Hit in 0.038 sec

Entrevista: Carlos Ríos, um artista sanitário

Antonio Carlos Santos
2016 Revista Crítica Cultural  
Carlos Ríos esteve em outubro em Florianópolis para participar do Festival Literário Internacional Catarinense e falar de seus livros Manigua e O artista sanitário, traduzidos para o português e publicados em Santa Catarina pelas editoras Cultura e Barbárie e Insular. Com livros publicados na França, na Espanha, no México, além da Argentina, Ríos é um escritor surpreendente que passa da poesia para a prosa, situando seus relatos na África, na Noruega, na Ucrânia e atuando muitas vezes como um
more » ... tas vezes como um catador dos tempos modernos, já que retira dos arquivos da Internet muitos elementos para suas histórias. A proximidade com as artes visuais é também um traço importante de sua literatura. Nesta entrevista, Carlos Ríos fala sobre seu processo de criação e seus livros. Antonio Carlos Santos: Boa tarde a todos, é um prazer enorme ter o Carlos aqui hoje. Eu venho acompanhando há dez anos a literatura de Carlos Ríos, a volta dele do México para Argentina, a publicação de Manigua, onde aparece um lugar chamado São José dos Ausentes, a única expressão em português no livro, que saiu de uma conversa com Joca Wolff, então me tornei um leitor quase obsessivo dos livros de Carlos, comecei a trabalhar com os textos dele, escrevi sobre os textos dele, e agora tive o prazer de traduzir Manigua com Joca Wolff, um projeto antigo que a gente vinha realizando devagar, e O artista sanitário que saíram para o FLIC (Festival Literário Internacional Catarinense). Carlos escreve tanto poesia quanto prosa e não faz distinção entre uma e outra forma. Enquanto lia O artista sanitário às vezes me dava conta de que estava lendo um verso no meio de uma coisa que era supostamente uma narrativa. E quando passei a traduzir o livro, isso começou a ficar claro de uma maneira muito forte. Carlos Ríos nasceu em Santa Teresita, uma pequena cidade da província de Buenos Aires... Carlos Ríos: ... en la costa, junto al mar. Buenas tardes, gracias por invitarme a los profesores de la Unisul, gracias a ustedes por estar acá para escucharme. Estoy muy contento con la publicación de dos novelas mías en portugués, Manigua y El artista sanitario. Son dos novelas que quiero mucho. Manigua en especial porque fue mi primera novela, la escribí en México. Es una novela pequeña donde pasan muchas cosas, particularmente esas cosas pasan en África. Hay un hermano que está agonizando, en trance de muerte y el otro hermano, como una especie de Scherezada, va contando para él una serie de historias que tienen que ver con la época de su nacimiento y cómo el padre envía a este personaje, llamado Apolon, a buscar una vaca que va a ser sacrificada el día del nacimiento de este hermano enfermo. Entonces él le cuenta esas historias, con muchas Página315 "¡No, cómo vas a dejar de escribir ahora!". La gente se desespera. ¿Por qué tiene que seguir escribiendo uno? Gabriela Milone: Pensaba el título de la novela El artista sanitario, en resonancia con el artista solitario, de alguna manera hay un juego, se juega con eso. CR: Sí, hay un sonido que acerca los términos. En mis libros, los personajes casi siempre son solitarios. La palabra "sanitario", además, alude oblicuamente a la obra de Duchamp, aunque esa referencia no aparezca en todo el libro, y también a cierta condición del arte, su capacidad de curación. Las relaciones entre esos personajes solitarios de mis novelas están mediadas por las condiciones materiales y el afecto se manifiesta cuando hay una necesidad, en el caso de Manigua es claro. Hay una escena donde Apolon es castigado y lo atan a un palo para que se muera de sed y se lo coman los animales. Entonces aparece una mujer y él le pide que lo salve. La mujer le pregunta: "Si yo te salvo, ¿vos me vas a cuidar?". Es una pregunta que se repite. Apolon le dice que sí. La mujer lo libera. "Esa fue la última vez que la vi en la vida", le dice Apolon a su hermano. Eso es terrible. De todos modos, la mujer Hay, ahí, un interés un poco mezquino que obra por necesidad. Es un sistema dominado por esas condiciones materiales. A este sistema se contrapone, como un sistema de redenciones y compensaciones. El que pierde algo, tarde o temprano, lo recupera de otra manera. En Un asunto personal, novela de Kenzaburo Oé, el protagonista tiene un sueño: ir a África. Las situaciones harán que vaya su amante. Él no irá a África, pero al ir su amante, en un punto es como si fuera con ella, como si él también fuera. Entonces alguien que nunca pensó en ir a África en su vida termina yendo, y el que estuvo toda su vida pensando en ir, nunca va. En este sentido, me interesan las intermitencias. Algo aparece, surge, y de repente no está más. Me interesa que alguien lea algo en mis libros y después ya no lo pueda recuperar. Que no lo pueda encontrar. Que quede una marca de lectura mental, sin una correspondencia directa con lo que yo escribí. Perderse en los libros, en esa selva espesa, ya no de lo real como decía Saer, sino del lenguaje. ACS: Nessa manigua. CR: Exacto. La manigua es un término que tiene que ver con algo selvático, intrincado, pantanoso. encontré esa palabra en un poema de Gerardo Deniz. La palabra me encantó. Y cuando fui a buscar su significado, dije: "Yo estoy escribiendo una manigua". Mucha gente piensa que Manigua es un lugar africano, en realidad es un estado de esa convulsión de la lengua. Gabriela Milone: Pensaba en eso que aparece como intermitencia en tus libros, donde hay elementos que aparecen en unos textos y reaparecen en otros. Ahí todos los senderos se encuentran, se pierden, se reproducen. ACS: Uma cena do primeiro capítulo de O artista sanitário é quase idêntica a outra em Cuaderno de Pripyat, que termina com um banho de água fervendo do pai assistido por sua amante. No último parágrafo, o pai se dá conta do quadro que filho pintou: "Pôs a camisa, guardou as facas em um cesto e disse, antes de se retirar para descansar o resto
doi:10.19177/rcc.v11e22016311-316 fatcat:3foxoivhsrgjncvk3mbe2xd7mi